El presidente de la Comisión de Constitución de la Cámara, Leonardo Soto, cuestionó las declaraciones del ministro de Interior, Jorge Burgos, sobre el proyecto que despenaliza la interrupción del embarazo, quien señaló que "si fuera parlamentario" en la causal de violación "estaría en un momento de dudas".

"No corresponde que el ministro de Interior se salga de su rol y entregue una visión personal que cuestiona una iniciativa del propio Gobierno que representa. Considero que es una grave deslealtad", señaló el parlamentario socialista.

"Si es su opinión personal es muy válido que la tenga, pero en sus actuaciones públicas debe primar su rol de representar a la Presidenta de la República, y no fomentar la división en la coalición de Gobierno e introducir un factor de incumplimiento de los compromisos contraídos", añadió Soto.

Para el diputado, las declaraciones de Burgos son "autodestructivas para el Gobierno", porque "atentan contra el trabajo de sus propios pares, los cuatro ministros que liderados por la ministra de la Mujer han logrado sacar adelante este proyecto".

"Del ministro de Interior esperamos conducción y capacidad política de acercar posiciones sin desnaturalizar el eje fundamental de este proyecto, que es el respeto a la libertad de la mujer para decidir en estas tres causales. Lamentablemente, hoy hizo todo lo contrario", concluyó.

PUB/CM