El diputado DC Ricardo Rincón, lamentó que aún haya sacerdotes que estén amparando al padre Joannon, “y lo que es peor, que la Iglesia se preste para esto. Pese a que el sacerdote se encontraba castigado por su propia congregación, hoy volvemos a verlo en escena”. 

Cabe recordar que el sacerdote Joannon reapareció el sábado pasado, asistiendo al presbítero Claudio Acevedo, en la parroquia Inmaculada Concepción de Santa María. 

El parlamentario argumentó que "se suponía que Joannon estaría en Argentina un tiempo indefinido, como un castigo, producto de dos investigaciones religiosas y una civil, que indagaron su presunta participación en adopciones irregulares de niños, ocurridas durante los años 70 y 80”. 

“Pero en noviembre pasado, sin previo aviso, regresó a Chile y solicitó a la orden un 'permiso de ausencia', que según en derecho canónico le permitía vivir fuera de su comunidad hasta por un año, pero que no le permitía ejercer el ministerio sacerdotal", dijo Rincón. 

Y agregó que a su juicio "esto es una nueva burla. La Iglesia insiste en querer esconder bajo la alfombra este tipo de hechos y otros aún peores, ya sea cambiando de parroquia a los acusados de pedofilia, o en este caso, pasando por alto un castigo por ellos mismos impuesto, que imposibilitaba a Joannon a ejercer la misa". 

Finalmente, el diputado precisó que "no puede ser que las respuestas por un lado de su superior de congregación, Alex Vigueiras, sea que no sabía, mientras que el obispo de San Felipe, Cristian Contreras, asegure que está con permiso de la congregación. Las contradicciones se están haciendo una pésima costumbre”. 

PUB/NL