El diputado Marcelo Schilling (PS) compareció este miércoles ante la Comisión de Ética de la Cámara, tras un insulto expresado en la Sala, durante la interpelación de la Ministra de Justicia, Javiera Blanco.

En la interpelación del 2 de agosto pasado, en la transmisión de la Cámara se escuchó al parlamentario Schilling gritar "fuera viejas cu...", cuando se procedía al desalojo de la sala.

Este miércoles, en declaración pública, el parlamentario señaló que “deseo reiterar mis disculpas a toda la ciudadanía, y en especial a las personas ofendidas por mi exabrupto durante la última interpelación en la Cámara de Diputados. Asimismo, extiendo mis disculpas a la misma Cámara de Diputados”.

En este marco, agregó que “tal dicho fue una reacción emocional destemplada, desmedida y como tal, transitoria. De ninguna manera un sentimiento”.

“Mi sentimiento es de respeto y aprecio por las personas con convicciones y comprometida con sus gremios y sus causas. Las mujeres que estaban allí presentes sin duda lo eran y expresaron, a su manera, sus propias emociones de rechazo, cuando demandé la permanencia de la ministra de Justicia”, continuó.

Añadió que “trabajaré en cambiar este comportamiento inconsciente y pasional que contribuye a generar hostilidad y perpetuar los climas de agresión, confusión y falta de armonía en la convivencia de nuestro país”.

Finalmente, el diputado Schilling manifestó su “admiración por quienes tienen la capacidad de controlar este tipo de reacciones emocionales" y advirtió que "buscaré en ellos la inspiración para aplicarlo permanentemente en mi vida. Y agradezco a quienes han manifestado su comprensión ante mi error, con el cual, simplemente, debo cargar”, concluyó el legislador PS.