La Cámara de Diputados aprobó este jueves, en su último trámite legislativo, el proyecto de ley que establece un plan de retiro para asistentes de la educación del sector público, que permitirá que alrededor de 9.000 trabajadores puedan acogerse al beneficio.

La iniciativa, que quedó lista para ser promulgada como ley, surgió en octubre de 2015 como un protocolo de acuerdo suscrito entre el Gobierno y los representantes gremiales de los asistentes de la educación, para la implementación de un plan que contempla una bonificación para el retiro voluntario y también por antigüedad.

La ministra de Educación, Adriana Delpiano, destacó durante la votación del proyecto que “en el plan del año 2013, la bonificación se establecía por antigüedad, después de los 15 años de trabajo y hasta los 35. Ahora, en cambio, se baja hasta los 10 años de antigüedad y hasta los 35”.

En la misma línea, añadió que “anteriormente, la bonificación por incentivo al retiro iba desde las 55,2 UF hasta las 395 UF. En este proyecto, el piso son 80 UF y llega hasta las 560 UF para los asistentes con más años de trabajo”. Junto con ello, remarcó que los cupos para acogerse al retiro aumentaron de 3.987 a 9.000.

“Estos nueve mil cupos esperamos que den lugar a nueve mil jubilados, con una cuota mayor de dignidad en el bolsillo, en su ánimo y en el reconocimiento social a su trabajo”, declaró.

El plan de retiro contempla a las y los asistentes de la educación del sector público que, hasta el 30 de junio de 2022, hayan cumplido o cumplan 60 años de edad -en el caso de las mujeres- o 65 años de edad si son hombres. Esto significa que las mujeres podrán impetrar el beneficio a partir de los 60 años y hasta los 65 años.

La iniciativa establece una bonificación por retiro voluntario y una bonificación por antigüedad. La primera consiste en un bono a cargo del empleador, equivalente a un mes de remuneración imponible por cada año de servicio prestado, con un máximo de once meses; los sostenedores del sector municipal podrán solicitar anticipos de subvención para pagar esta bonificación.

La bonificación de antigüedad, en tanto, contempla que los asistentes de la educación que se acojan a retiro voluntario y que tengan a la fecha del retiro una antigüedad mínima de diez años continuos de servicios efectivamente prestados en el sector público tendrán derecho a percibir, por una sola vez, una bonificación adicional por antigüedad de cargo fiscal.

Este monto dependerá de los años de servicios de cada trabajador prestados en la calidad de asistentes y el número de horas de contrato, que puede ir desde 80 UF por 10 años de servicio a 560 UF por 35 años o más (más de $14 millones), para una jornada de 44 horas.

PUB/CM