La Cámara de Diputados aprobó este martes y envió a segundo trámite legislativo el proyecto que modifica el Código Penal y tipifica el delito de tortura. La actual legislación sólo consigna en delito de apremios ilegítimos.

“Esta es una señal más de que en este gobierno las materias de derechos humanos son un compromiso y no sólo una promesa”, dijo la ministra de Justicia, Javiera Blanco, tras la votación.

La titular de la cartera participó del debate de la normativa que establece, específicamente, que el autor de este delito será castigado con la pena de reclusión menor en su grado mínimo (61 días a 5 años).

Asimismo, se aumentará la pena en un grado al que cometa el ilícito en contra de una persona menor de edad o en situación de vulnerabilidad por discapacidad, enfermedad o vejez, o quien la tenga bajo su cargo, cuidado o responsabilidad.

Además, el empleado público o el particular que, a instigación suya, o con su consentimiento, aplique tortura a una persona, será penado con presidio mayor en su grado mínimo (desde 5 años y un día a 10 años).

El encubridor de tal conducta será castigado con la pena de presidio menor en su grado máximo (desde tres años y un día a 5 años).

La iniciativa determina que "se entenderá por tortura todo acto por el cual se inflija intencionadamente a una persona dolores o sufrimientos graves, ya sean físicos, sexuales o psíquicos, con el fin de obtener de ella o de un tercero información, declaración o una confesión, de castigarla por un acto que haya cometido, o se le impute haber cometido o de intimidar o coaccionar a esa persona, o en razón de una discriminación fundada en la raza o etnia, nacionalidad, ideología u opinión política, religión o creencia, u orientación sexual".

Se entenderá también por tortura "la aplicación sobre una persona de métodos aptos para anular completamente su personalidad, entendida como aquella que consigue la supresión de la voluntad, discernimiento y decisión".

El proyecto, a continuación, señala que, si con motivo u ocasión de la tortura, se comete además homicidio o delitos como la violación, el estupro u otros delitos sexuales, así como lesiones corporales, se aplicará la pena de presidio mayor en su grado máximo (desde 15 años y un día a 20 años) a perpetuo calificado (de por vida).

Además, se determina que respecto del delito de tortura se aumentará la pena en un grado, al que torture a otro que se encuentre, legítima o ilegítimamente, privado de libertad, o en cualquier caso bajo su custodia o control.

PUB/CM