“El actual brazalete que se usa en las maternidades para identificar a los menores, no son una garantía para este fin, pues se rompen o sacan con extrema facilidad”.

Con estas palabras los diputados de la Unión Demócrata Independiente Marisol Turres y Ramón Barros defendieron la presentación de un proyecto de ley que establece resguardos legales que acrediten la identidad del recién nacido con el fin primero de evitar la pérdida o sustracción de menores, principalmente desde las salas de neonatología de los Hospitales donde nacen.

En la misma línea, los parlamentarios gremialistas explicaron que el eje central de la iniciativa legal obliga al Registro Civil a otorgar la cédula de identidad del menor al momento de ser inscrito.

 “Las líneas fundamentales del proyecto –continuaron Turres y Barros- apuntan a modificar el Código Sanitario y la Ley del Registro Civil con el objeto de fijar como obligatorias metodologías que hoy se practican de forma voluntaria en algunos centros y que dicen relación con la identificación del recién nacido a través de una muestra de sangre, su peso y otros datos básicos que se inscribirán en su ficha y la colocación de un brazalete, al menos en la extremidad superior derecha, todo ello antes de que salga de la sala de parto”.

Los diputados UDI sostuvieron que el proyecto de ley persigue asegurar la identidad del recién nacido, evitando la dramática sustracción de menores; agilizar la tramitación de pensiones alimenticias, tuiciones y autorizaciones para salir del país.

Y agregaron que como medidas complementarias al proyecto, el actual uso del brazalete debe calificarse legalmente; que el profesional que atiende el parto debe tomar huella plantar del recién nacido antes que abandone la sala; respaldar legalmente el certificado de parto y solucionar los casos de aquellos partos que ocurren en lugares distintos a hospitales, principalmente en zonas rurales.

Finalmente, los diputados Marisol Turres y Ramón Barros argumentaron que el Estado debe garantizar la seguridad y bienestar de los menores, ya que actualmente no hay ley ni reglamento que asegure su identificación, aumentando los riesgos de pérdida o sustracción del bebe.

PUB/NL