Un nuevo quiebre en la negociación entre los pescadores artesanales de Ancud y el Gobierno ha despertado una serie de críticas desde los dirigentes hacia el ministro de Economía Luis Felipe Céspedes. 

Desde los representantes de la localidad chilota el principal cuestionamiento radica en la ausencia de Céspedes en la mesa negociadora, pese a que el secretario de Estado fue designado por la Presidenta Michelle Bachelet como ministro coordinador en el conflicto. "Nosotros pensábamos que con ese anuncio  iba a ser él mismo el encargado de coordinar y llevar adelante estas negociaciones, para así ir dando término a las problemáticas", afirmó a Publimetro Ramiro Gómez, secretario de los pescadores artesanales de Ancud. 

Los dirigentes criticaron que fueran dos asesores los encargados de dialogar, y más aún que el ministro no se acercara en ningún momento a la conversación ni se presentara una escusa ante su ausencia. "Nosotros lo encontramos una falta de respeto (...) vamos a exigir que esté el ministro en la próxima mesa, la que además pretendemos sea aquí en Ancud. No podemos seguir negociando con asesores, si es el nombrado, tiene que estar en la negociación, indicó Gómez. 

Más crítico aún es el presidente de los pescadores de la comuna Julio Calderón. "Nuevamente el hombre es un incompetente. Por eso nuestra Presidenta está así, tiene pura gente incompetente que no sabe hacer su trabajo bien", agregando que "ninguno de los asesores, ni el intendente ni nadie tiene la capacidad". 

Quiebre en las negociaciones

Los dirigentes revelaron que el motivo de un nuevo término abrupto en la negociación se debe a la negativa del ejecutivo por aumentar el monto del bono para los afectados, criticando a su vez que el mismo este llegando a personas que "no lo merecían". Esta vez se ha solicitado subir el dinero desde los 750 mil actuales a 900 mil mediante tres pagos. Monto que según indica Gomez, ya había sido ofrecido en conversaciones anteriores. 

Punto primordial a la hora de levantarse los bloqueos que mantienen aislada a la isla hace casi dos semanas, aunque desde la localidad se destacó que en la conversación de este sábado se alcanzó a avanzar "en casi un 70%" en lo referido a la extensión de beneficiados por el bono y la incorporación de pescadores informales. En el caso de estos últimos, el gobierno solicitó que no excedieran al número de personas incluidas en el Registro de Pesca Artesanal de la localidad, es decir que no superaran los 4.262. Desde Ancud se señala que el número de informales dobla esa cifra, por lo que a quienes quedarían fuera del pago se les estaría negociando otra ayuda.

Quiebre en las conversaciones que debieran reanudarse en los próximos días, ya que los mismos dirigentes asumieron que esperan una nueva llamada del Gobierno para continuar con el diálogo. 

PUB/SVM