Un procedimiento encabezado por el can entrenado "Bruce", dependiente del Servicio Nacional de Aduanas, permitió localizar en el puerto de San Antonio un contenedor que transportaba en su interior 558.500 cajetillas de cigarrillos de contrabando, todo valorizado en más de US$ 2 millones.

Según detalló la institución, la investigación se llevó a cabo por cerca de un mes, logrando detectar un embarque proveniente desde el puerto de Balboa, Panamá, con características sospechosas.

Ya en el complejo portuario, y luego del aviso del perro, utilizando tecnología se revisó el contenedor, arrojando las imágenes de rayos x la segunda confirmación de que la carga correspondía a algún tipo de contrabando, en cuyo interior se encontraban 1.117 pacas o cajas perfectamente apiladas.

Entre las marcas localizadas en este embarque ilegal se encontraban Montreal, Jaisalmer y Walden, ninguna de las cuales se comercializa en Chile.

Pablo Zambrano, administrador de Aduanas en el Puerto de San Antonio, aseguró que "quiero relevar el trabajo de nuestra Unidad de Análisis de Riesgo local, en donde la labor de inteligencia se vino realizando hace más de un mes atrás, cuando logramos pesquisar este contenedor".

La autoridad, además, recordó que este tipo de procedimientos evitan que productos de dudosa calidad lleguen a las calles, descartando así riesgos potenciales para la población.

Por último, el portal institucional de Aduanas indicó que junto a la valorización de las mercancías también se evitó una eventual evasión tributaria estimada en US$ 2.296.076, calculo que incluye los impuestos adicionales y aduaneros y el IVA.

A nivel nacional, por último, durante este año Aduanas ya ha decomisado 5 millones 676 mil 802 cajetillas, cifra que supera a todo el 2015 (2 millones 657 mil 344 cajetillas).

PUB/VJ