La Fiscalía de Rancagua abrió una investigación en contra dos religiosos católicos por supuestos abusos sexuales a menores, los que se habrían cometido en establecimientos educacionales públicos de la ciudad.

Los hechos que se investigan se remontan a los años 2002 y 2003, donde más de una decena de jóvenes habrían sido afectados; todos pertenecientes a un grupo juvenil que era dirigido por los acusados.

La investigación es realizada por la Brigada de Delitos Sexuales de la PDI y el caso quedó en manos de la fiscal Gabriela Carvajal, especializada en esta clase de ilícitos.

De acuerdo a lo informado por el medio, se espera que durante las próximas semanas los religiosos sean formalizados, momento en que el Ministerio Público haría públicos los antecedentes de esta indagatoria.

A raíz de este caso, el Obispado de Rancagua emitió una declaración pública en que asegura que tomó conocimiento de la acusación interpuesta en la Fiscalía y que "se desconocen los detalles de la mencionada denuncia".

El Obispado manifestó "la disposición clara y transparente de la Iglesia Diocesana en colaborar para el esclarecimiento de los hechos" y "la solidaridad total con las posibles víctimas, confiando en que la verdad se manifieste para bien de todos".

Además, "la Iglesia de Rancagua reafirma su compromiso con la prevención y su trabajo constante por erradicar todo tipo de abusos, y, aunque estos hechos provocan dolor, no lograrán aminorar su empeño por lograr esta meta".

Si bien el medio conoce el nombre de los involucrados y la congregación a la que pertenecen, El Rancagüino prefirió mantenerlos en reserva para no entorpecer la investigación.

PUB/CM