En la Parroquia Nuestra Señora del Rosario de Mafil, Región de Los Ríos, fueron despedidos los tres hermanos muertos en la tragedia de lago Riñihue, que cobró la vida de otros dos hermanos y un adulto.

Los pequeños Esteban, Felipe y Daniel Cabrera Oyarzo, de 7, 4 y 5 años, murieron en el accidente ocurrido el martes pasado, cuando 12 personas se subieron a una pequeña embarcación que volcó producto del sobrepeso. Seis personas lograron salir del agua.

Ese mismo día fueron sacados del lago los cuerpos de Pablo Pérez Morales (38) y los pequeños Felipe y Daniel.

Ayer al mediodía fue encontrado el cuerpo Esteban, quien fue hallado a 129 metros de profundidad. El niño fue encontrado gracias a los robots subacuáticos que se sumaron a las tareas de búsqueda.

Después se debieron realizar maniobras para subir el cuerpo del menor a unos 50 metros de profundidad, para que así los buzos lo pudieran sacar del agua pasadas las 14:00 horas. El cuerpo fue trasladado hasta el Servicio Medico Legal de Valdivia y anoche fue entregado a sus padres.

Los niños fueron sepultados pasadas las 14:30 horas en el Cementerio Municipal de Máfil.