Este lunes se conoció la declaración judicial de Patricio Santos, uno de los controladores de la cuestionada firma AC Inversiones, señalada como la eventual responsable de un millonario fraude que afectaría, a lo menos, a dos mil personas.

La información, emitida por el noticiero 24 Horas, entrega detalles del testimonio de ocho páginas que entregó el también ex militar -formalizado tras dos días de audiencia junto a sus socios quedando en prisión preventiva- a la Brigada de Delitos Económicos de la PDI.

Según su relato, fueron cerca de 50 mil millones de pesos el dinero tranzado por la empresa en divisas y commodities, mientras que al ser consultado por las causas tras las millonarias pérdidas que vivió AC Inversions, Santos omitió referirse a estafa y culpó principalmente al escenario económico mundial que aconteció durante el último año.

"A partir del mes de diciembre del año 2014, la economía mundial sufrió una inestabilidad hasta diciembre de 2015 debido a varios factores esenciales y fundamentales del mercado internacional, provocando una mayor volatilidad del mercado de divisas", agregando que "el retorno de utilidades no fue el esperado y el capital se fue perdiendo por las malas decisiones que tomé, por ello no pude seguir cumpliendo con los contratos suscritos a partir del mes de enero del 2016, pero de igual forma se cumplieron algunas obligaciones".

Con respecto al retiro masivo de dinero que efectuaron los funcionarios de las Fuerzas Armadas, Patricio Santos detalló que "entre los meses de noviembre y diciembre del año 2015, alrededor de 30 o más de ellos llegaron a mi oficina a exigir la devolución de su capital, porque el Ejército los había obligado a retirar su dinero".

"Inclusive uno de ellos le mostró hasta un revolver a una ejecutiva que en este momento no recuerdo su nombre, exigiéndole la devolución de su dinero, por ello accedí a entregar su capital, para evitar a lo mejor un mal mayor", señaló.

Sobre el destino del dinero perdido y exigido por las personas estafadas, Santos señaló que actualmente solo cuenta con 68 millones de pesos, los que en aquel momento pretendía utilizar en el pago de remuneraciones y finiquitos a los empleados de la empresa, asegurando a la vez que no posee más capital.

"Debo decir que no tengo ninguna cuenta bancaria o corriente en el extranjero o en algún paraíso fiscal, en las cuales haya derivado dinero", afirmó.

Por último, Santos aseguró que las utilidades entregadas a las personas durante el negocio significaron una ganancia superior al monto inicial invertido.

"Finalmente, quiero hacer presente que tengo la convicción que las utilidades entregadas a mis clientes en estos cuatro años han sido mayor a los capitales que ellos invirtieron", aseguró Patricio Santos. 

PUB/SV/VJ