Hace algunos días, una denuncia por parte del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) contra el café “ArteSano” de Barrio Italia, causaba la molestia de muchas personas a través de las redes sociales. Y es que por parte de la agrupación afirmaban que el dueño “le negaría una promoción especial para parejas, si fueran del mismo género”, luego que una madre y su hija reclamaran por no poder optar a la promoción y además, donde denunciaban que el dueño había “repudiado públicamente en redes sociales a parejas del mismo sexo”.

Por su parte, han sido días complicados para Iván Soar, el dueño del café denunciado. Al teléfono con Publimetro, se defiende diciendo que la denuncia fue absolutamente falsa, pues “aquí no se discriminó a ninguna pareja homosexual, era una mamá con su hija con un problema puntual y no sé por qué se comunicaron con el Movilh”, aclara.

“Aquí los únicos afectados hemos sido nosotros como cafetería. Tuvimos que bajar nuestra página de Facebook por la cantidad de malos comentarios de gente que jamás ha venido aquí. Nos pusieron nota uno en Zomato y otras redes de ese estilo, causando un daño increíble por parte de gente que no sé que pretende”, dice afectado Soar.

Afirma que la situación fue así: "Madre e hija pidieron la carta y pidieron dos jugos porque no estaban seguras de qué pedir. Unos 20 minutos después pidieron más cosas, pero no fue hasta que repararon en que se entraba el letrero con la promoción que estaba afuera, público y la vista de todos que repararon en la oferta. Al momento de pagar afirmaron estar “pagando de más” por la promoción y nosotros les explicamos que no era efectiva porque no la habían pedido al momento de entrar. Además, le explicamos que la promoción era para parejas -válida por el mes de los enamorados- y que en ese caso no servía para madre e hija. Fue ahí cuando ellas dijeron que qué pasaría si fueran pareja gay, y les respondí que no se las daría de todas formas, no porque fueran homosexuales o no, si no porque no la pidieron cuando correspondía para que fuera efectiva. No tenía nada que ver con lo otro, pero ellas lo interpretaron como quisieron”, explica.

Iván afirma que enfatizó en que era porque no pidieron la promoción al hacer la orden, pero que igual al solicitar fotografiar el cartel se les permitió sin problemas. Además, accedieron a cobrarle un precio menor -el de la promoción- con el objetivo de que ellas se fueran "satisfechas y cómodas".

El impacto en las redes sociales

Respecto a los tuits de su cuenta personal de Twitter, difundidos por el Movilh, el dueño responde que son de él, de hace varios años atrás y que son opiniones que le dio a alguien que apoyaba a MEO. “Me siento vulnerado. Estoy asesorándome con algunos abogados y gente que trabaja en ONG’s, por lo mismo. Yo no quería hacerlo, pero sabes que el daño ya es tanto, que estoy pensando en tomar acciones. Independiente de que yo diga lo que diga, es una opinión mía, personal, no de la cafetería”, aclara. 

"Estoy tranquilo. Aquí llegó su vocero (Óscar Rementería) a pedirme explicaciones y yo no tenía idea quiénes eran, no sabía lo que era el Movilh y yo le dije que por qué tenía que darle explicaciones si no lo conocía y no lo atendí. Ahí ellos se fueron en mala, pusieron denuncias en Providencia, entre otras cosas”, explica Iván.

- ¿Qué respondes por la acusación de que el letrero tenía un dibujo de un hombre y una mujer?

Era un dibujo porque sí, como cualquiera que haces en una pizarra. Le he preguntado a abogados, periodistas, diseñadores y el cartel en sí no es discriminación. De hecho yo podría tener una promoción que diga “Solo para parejas homosexuales” y no es discriminación. Sí lo es discriminar a una pareja que quisiera tomar algo en “ArteSano". Puedo poner promociones para parejas el Día de la Mamá, otra para homosexuales, otra para heterosexuales, Día del Papá, no hay que hacer un escándalo por eso.

- ¿Cómo le ha afectado a tu negocio?

Ha sido súper malo, hay gente que se ha dedicado a evaluar mal al negocio en internet , y  los extranjeros que son el mayor público que tenemos, cuando quieren entrar a una cafetería ven eso porque no conocen. Nuestros clientes de siempre siguen viniendo porque saben que es mentira, pero  la imagen es horrible. Somos un negocio nuevo, tenemos seis meses y nos hacen daño por un supuesto de alguien, Porque aquí no se ha discriminado a ninguna pareja homosexual, nunca, insisto.

- ¿Te han atacado personalmente a ti o a tu café?

Mi miedo es ese, no descarto que pueda ocurrir. Sería mentiroso si dijera que han hecho algo específico porque solo ha sido por internet con críticas, pero a mí me afecta monetariamente, esta es mi empresa, dejé mi trabajo por cumplir mi sueño de tener un café y si ya es difícil recuperar la inversión, imagínate ahora que me evalúan por algo que no tiene que ver con la calidad del servicio. Con todo lo que ha pasado a finales de Febrero tendré que revaluar si sigo con el café o tendré que cerrarlo, aún no sé que vaya a pasar.

PB/MC