Claudio Cabello es alumno de 8º básico de la escuela Ciudad de Lyon de la comuna de El Bosque, institución que tiene una característica especial en su entorno: es uno de los 1.190 establecimientos educacionales del país que forman parte del Sistema Nacional de Certificación de Establecimientos Educacionales (Sncae).

La escuela Ciudad de Lyon lleva seis años siendo parte del programa que depende del Ministerio del Medio Ambiente (MMA), período de tiempo donde han desarrollado una cultura distintiva entre sus estudiantes, ya que la idea de ser parte del Sncae surgió para lograr una “eco-pedagogía” que traslade la enseñanza de los alumnos a las familias.

Claudio estudia hace cuatro años en la escuela con sello verde y está feliz con el cambio que lo trasladó a una educación que le ha permitido aportar al medio ambiente con simples acciones diarias.

“En la clase de huerto medicinal nos enseñaron a cuidar las plantas para ver cómo se pueden utilizar, y así pude aprender que si a la menta le pongo agua caliente sirve para el dolor de guata y hago las mismas cosas en mi casa”, señaló el joven de 14 años.

En el establecimiento público realizaron una reestructuración al curriculum pedagógico, integrando de forma extra contenidos propios de temas de reciclaje e incentivo al cuidado del medio ambiente, los que se han conjugado con la relación que tienen con el entorno y la comunidad.

“Logramos reformar el curriculum poniendo énfasis en nuestra parte ambiental por eso incorporamos dos horas semanales para todos los alumnos desde pre kínder a 8º básico, porque tenemos la convicción de formar personas que tengan una filosofía de vida distinta a la de cualquier estudiante”, puntualizó Sergio Segovia, director de la escuela Ciudad de Lyon.

Este colegio cumple con los requisitos de certificación impuestos por diferentes organismos estatales y no gubernamentales, como el Ministerio de Medio Ambiente, Ministerio de Educación, Conaf y la Unesco, los que velan por una educación que genere hábitos y conductas sustentables.

“Lo importante es que los colegios en su proyecto educativo tengan la visión de sustentabilidad que permita ir permeando en el resto de los temas a través de los contenidos transversales para formar comunidad con su entorno”, enfatizó Damián Trivelli, quien es jefe de la división educacional ambiental del MMA.

El que un establecimiento educacional sea certificado en tema ambiental quiere decir que los contenidos que imparten tienen metodologías acordes con su entorno, se relacionan con la comunidad y además parte de su estructura es ecológica.

El lograr ser un "colegio verde” ha permitido que el Ciudad de Lyon, que cuenta con altos índices de vulnerabilidad (90.07), haya disminuido el grado de agresividad entre sus alumnos, quienes se concentran por tiempo más prolongado en actividades al aire libre.

“Generamos un afecto mayor que ha podido traspasar a los hogares el cuidado del medio ambiente, donde incluso hay familias que están empezando a tener huertos en sus casas y el trabajo en conjunto genera que la agresividad de los mismos estudiantes disminuya considerablemente”, finalizó el director del establecimiento.