Hace poco menos de una semana se dieron a conocer los resultados de las prueba Simce que rindieron los estudiantes de 8° básico y 2° medio en el país, instancia en donde gran parte de las personas se concentraron en los exámenes de matemática y lectura por tratarse de educación tradicional, pero desde hace un año, desde la Agencia de la Calidad de la Educación integraron medir otros aspectos importantes para el desarrollo integral a través de los indicadores de desarrollo personal y social. 

Con este objetivo es que antes incluso de partir la medición integrada en el Simce, en el año 2010 nace la Fundación Entreniños para trabajar los temas de convivencia y desarrollo emocional en las aulas de estudiantes vulnerables. 

"Empezamos con temas de autoestima, expresión de sentimientos y emociones: temas que siempre han estado en el curriculum, pero pasan como desapercibidos porque como son transversales se deja un poquito más callado y por la presión de alcanzar a pasar los contenidos mínimos esperados”, señaló la directora ejecutiva de la fundación, Ximena Valdés. 

Desde el inicio de la fundación han realizado talleres para profesores y alumnos en los mismos establecimientos educacionales, en donde les enseñan otro tipo de materias que sirven para conjugar aprendizajes que van más allá de la salas de clases, e incluso con actividades que llevan hacia sus hogares con entusiasmo, tal como enfatizó Sabine Romero, pedagóga social y psicóloga de la fundación. 

“Lo que entregamos va más allá de lo meramente cognitivo o de información, lo que se pretende lograr es que en la educación formal se integren los aspectos socio afectivos, tanto lo que llamamos inteligencia personal y emocional, porque en la medida que se avanza en esto, hay mejores relaciones entre los niños y los profesores, lo que aumenta su confianza en ellos y en sus pares al poder escuchar distintas historias de vida”, argumentó Romero. 

En la actualidad, a través de entreninos.org se están desarrollando talleres de forma gratuita, para que docentes y personas que trabajen con niños y niñas puedan ir incorporando en sus materias, contenidos y estrategias que los ayuden para abordar temáticas especiales y muchas veces complejas, como el día del padre. 

"Partimos conectándolos con su propia historia escolar y familiar y nos hemos encontrado con bastantes heridas y falencias, la idea es que los adultos vayan rescatando figuras que nutren esa parte del desarrollo y desde la misma historia del docente se va aterrizando a la del niño”, añadió Sabine Romero.