El Ejército ha autorizado durante los últimos cuatro años 885 licencias médicas superiores a los 100 días, acumulando de esta manera un total de 228.344 días.

El hecho, consignado por La Tercera, va de la mano con el revuelo causado por la gran cantidad de este tipo de permisos ocurridos en Gendarmería, reactivándose los controles sobre esta situación.

En ese sentido, acorde a la Superintendencia de Salud, los trastornos mentales alcanzan el primer lugar como causal en los casos de licencias médicas con 99 permisos, sumando un total de 68.118 días.

Desde el Ejército indicaron que “lo otorgado al personal es una licencia médica y no un permiso, entiéndase por licencia médica el derecho que la ley reconoce al personal en servicio activo para ausentarse del servicio, con goce total del sueldo y demás remuneraciones, sea para su jornada de trabajo durante un determinado lapso o para cumplir un reposo, con el objeto de atender el restablecimiento de su salud”.

Tras los trastornos mentales, aparecen las enfermedades del sistema osteomuscular y los traumatismos y envenenamientos.

El director de Sanidad del Ejército, Miguel Orriols, detalló que "el militar, si tiene algún tipo de trastorno, llega solo o por indicación de su superior a la enfermería. Esa persona es revisada y diagnosticada. Si tiene algún trastorno de tipo siquiátrico, se evalúa si es mayor o menor. Se consideran graves, por ejemplo, las sicosis, dentro de las cuales están los trastornos esquizofrénicos y las bipolaridades, que también pueden ser orgánicas. Es decir, en las cuales la persona pierde el juicio, lo que es peligroso para él y para el resto”.

PUB/CM