Hace 2 años, y casi por casualidad, Emmanuel Kiro (32) llegó a Chile. Iba camino a México, buscando nuevas oportunidades como bailarín, cantante o actor –disciplinas que desempeña- cuando en el que sería un breve paso por nuestro país, se quedó ante las oportunidades de trabajo que le surgieron.

Su Buenos Aires natal quedó atrás, junto a su familia quienes en un principio no lo apoyaban en lo que hoy se transformaría su principal profesión: el baile.  “Cuando era pequeño a mis padres no les agradaba que bailara o cantara. Casi siempre me sentía culpable por hacerlo porque ellos no lo llevaban bien. Peleaban y gritaban mucho, fue traumático, porque ellos querían que yo fuera ‘normal’’, aunque ahora están más conformes”, explica a Publimetro.

Hoy, e joven quién también ha incursionado en el mundo de las teleseries argentinas en producciones como: “Patito Feo” o “Champs 12”, en el teatro en “Rumba Itinerante” o “Tributo a Madonna”, entre otras disciplinas, prueba suerte día a día en el metro de Santiago donde presenta su proyecto personal, en el cual le rinde tributo al que él califica como “el bailarín más grande de todos los tiempos”: Michael Jackson.

El arte en el metro

Emmanuel cuenta que descubrió el espectáculo callejero por unos amigos, y que fue ahí cuando le cambió la visión. “Antes me parecía algo similar a pedir limosna. Luego me di cuenta que era todo lo contrario”, afirma sobre el área en el que se actualmente se desempeña. “El artista callejero es tan rico en su arte que no necesita venderlo. Solo pide a cambio lo que el público está en condiciones de dar, por lo que es bastante más democrático e inclusivo, porque no todos pueden gastar dinero en una entrada”, agrega.

“Caminata Lunar Show Tour” es el espectáculo con el que Emmanuel ha girado por el norte de Chile, visitando lugares como San Pedro de Atacama e Iquique, sumado a otros lugares de Argentina. Pero no fue hasta el 30 de abril de 2015, y gracias al consejo de una amiga, que decidió llevarlo al transporte público en su versión “metroshow”, donde cuenta que revivió “toda la magia de romper con la rutina y llevar sonrisas y color a un lugar donde la gente viaja tan estresada”.

“Todos los días miles de personas me ven bailando en el metro y me dan las gracias, me dicen que siga haciendo lo que hago, que les encanta el show. Y yo lo agradezco de todo corazón y me pone muy feliz la respuesta de la gente”, cuenta el joven intérprete agregando que “ siempre le insisto a los demás bailarines que lo hagan. La danza es un arte que no está muy presente en las calles y debería, como cualquier otro arte. Los músicos han ganado su lugar en las calles y me gustaría ver que pronto la danza haga lo mismo. El metro no es la excepción. De cada 100 músicos hay sólo 1 bailarín en el metro”,.

Sobre su experiencia en el medio de transporte capitalino, Emmanuel reflexiona sobre la poca inclusión que hay, quitándole el espacio a muchos artistas. “A veces ese espacio de música o danza, es el único momento en que las personas pueden ver un espectáculo en vivo”, afirma.

“Es triste que muchas veces los guardas del metro nos traten como delincuentes quitándonos la posibilidad de presentar un show, y a la gente de poder presenciarlo. Ojalá eso fuera diferente”, puntualiza.

Finalmente, Emmanuel se refiere sus planes futuros,  donde cuenta que gracias al apoyo de “Bandas 360” grabará un video en 360 grados, donde la gente tendrá la posibilidad de ver el espectáculo que presenta en el Metro de Santiago de forma interactiva, viendo hacia todas las direcciones dentro del vagón.

PB/MC