El día martes quedó al descubierto la muerte de Lisette, una niña de 11 años que falleció por un paro cardio respiratorio en el Centro Galvarino del Servicio Nacional de Menores (Sename), en Santiago.

Ante la información, la directora nacional de la entidad Marcela Labraña, afirmó que “se hizo todo lo posible por salvar la vida de la niña” y dio a conocer que la menor estaba en tratamiento de reparación por ser víctima de abuso sexual intrafamiliar y que ingresó por primera vez a programas de protección  a los 5 años, por vulneraciones de sus derechos.

Labraña agregó que el domingo 10 de abril tenía visita de un pariente muy cercano, que no llegó, lo que impactó negativamente en Lissette.

En medio de la polémica que se generó, la directora del organismo, Marcela Labraña utilizó su cuenta de Twitter la noche del miércoles,  para enviarle un mensaje a quien sería uno de sus ídolos, Pedro Aznar.

El comentario que no fue bien recibido y levantó nuevamente la polémica por el fallecimiento de la menor.

Investigación y renuncia

Las diputadas Claudia Nogueira (UDI) y Marcela Sabat (RN), solicitaron a Contraloría iniciar una investigación para determinar las responsabilidades administrativas en muerte de una niña de once años en un centro del Sename.

Las parlamentarias además solicitaron la renuncia inmediata de la directora nacional del Servicio Nacional de Menores, Marcela Labraña.

Por su parte el senador Alejandro Navarro, presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Senado, afirmó que “tal como ocurrió con el caso Zamudio, aquí se debe hacer un punto de inflexión en nuestra sociedad para situaciones como esta nunca más vuelvan a ocurrir”, enfatizó.

La Comisión de DDHH elaborará un informe con propuestas para cambiar el actual sistema de protección de menores.

PUB/NL