La ministra de Justicia, Javiera Blanco, pasa por uno de los momentos más complicados de su carrera política. A la interpelación que le hizo la Cámara el pasado dos de agosto por la crisis institucional del Sename y las irregularidades en Gendarmería, se sumó una acusación constitucional que hoy presentó el diputado independiente, René Saffirio (ex DC).

El parlamentario logró reunir las 11 firmas necesarias para presentar la acusación con el apoyo de cuatro diputados de RN y la UDI, y tres independientes.

Según detalló Saffirio, la acusación se basa en “el incumplimiento de normas legales que están contenidas en la ley orgánica del Ministerio de Justica y que dicen relación con las responsabilidades de la acusada de supervisar y resolver las dificultades que se presentan en los servicios bajo su dependencia, en este caso el Sename”.

A esta acusación constitucional contra la ministra se espera que se sume otra de la oposición que deberá ser ingresada a más tardar mañana miércoles. Esta se basará en las irregularidades en Gendarmería, donde se detectaron aumentos injustificados de sueldos para mejorar la pensión de algunos funcionarios.

Una vez que la ministra sea notificada, tendrá diez días para presentar su defensa ante el Congreso y así evitar ser destituida. En caso de serlo, quedará inhabilitada por cinco años para ejercer cargos públicos, tal como ocurrió el año 2013 con el ex ministro de Educación, Harald Beyer, y el 2008 con la DC Yasna Provoste.

Desde el Gobierno salieron a respaldar a Blanco, asegurando que “son acusaciones que no cuentan con el fundamento necesario”, según dijo el Vocero Marcelo Díaz.

PUB/JP