En un documento con fecha del 14 de marzo, la Armada y el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) autorizaron el vertimiento de 9 mil toneladas de salmón descompuesto al mar del sur de Chile.

De esta manera las empresas AquaChile S.A., Aguas Claras S.A., Granja Marina Tornagaleones y Trusal S.A., Productos del Mar Ventisqueros y Australis Mar, en la jurisdicción marítima de Puerto Montt quedaron autorizadas para realizar la operación en alta mar.

Según Sernapesca, la operación se realizó dentro de las normas vigentes y la decisión se gatilló por la floración de microalgas nocivas como Chattonella  sp. y Leptocylindrus.

La institución afirmó, según consigna radio Bío Bío, que en el sector  donde se realizó el vertido del producto no existen áreas marinas ni áreas silvestres protegidas, y tampoco se desarrollan actividades de pesca extractiva.

De la misma manera, aseguraron que la zona en cuestión está fuera de la plataforma continental a unas 80 millas náuticas al oeste del Faro Corona, y cuenta con una profundidad aproximada de 3.600 metros.

Con ello, Sernapesca entrega una respuesta a los cuestionamientos respecto a que existe un efecto producto del vertimiento.

PUB/NL