La Mandataria llevaba puesta ayer la banda presidencial. Familiares del fallecido estadista y dirigentes de su partido valoraron significativamente dicho gesto, que es “el máximo honor republicano”.

Fue uno de los actos más emotivos de la jornada de homenajes que se realizaron ayer al ex Presidente Patricio Aylwin, durante el traslado de sus restos desde su casa en Providencia hasta las dependencias del Salón de Honor del ex Congreso Nacional. Pero también fue uno de los más significativos, valorado especialmente por los partidarios de la DC.

En el Palacio de La Moneda, la Presidenta Michelle Bachelet encabezó pasado el mediodía la ceremonia protocolar en el sector de Plaza Constitución. Allí, acompañada por el Orfeón de Carabineros, la Mandataria, vestida de negro pulcro y con la mirada fija en el cortejo fúnebre, se presentó con la banda presidencial y la piocha de O’Higgins, lo que provocó inmediatos comentarios entre familiares y correligionarios del fallecido estadista. “Fue un gesto comprendido y muy valorado”, se comentó.

Tal como confirmaron a Publimetro en la subdirección de Ceremonial y Protocolo de La Moneda, la Presidenta utilizó la banda presidencial que lleva, por protocolo, sólo en los grandes momentos republicanos del país. Ello con el fin de dar “más realce a la ceremonia” de ayer, indicaron desde esa repartición.

“Es un gesto que valoramos mucho. Es sin duda un gesto de respeto. Es el máximo honor republicano. Aylwin es un estadista, un prócer del partido después de Eduardo Frei Montalva. Entonces la Presidenta, al usar la banda, realza a una de las figuras más emblemáticas de la DC. Y ese fue el sentir de muchos camaradas”, explicó un emocionado Claudio Rodríguez, encargado social de la DC en Maipú.

En el ex Salón de Honor, en el Congreso Nacional, el homenaje protocolar de la Presidenta también fue comentado por los presentes. “Fue algo muy importante”, valoró Fernando Silva, simpatizante de la DC. Tras una misa familiar en la casa de Patricio Aylwin en Providencia, el cortejo fúnebre recibió un pequeño homenaje en la casa central de la Universidad de Chile, donde el ex Mandatario era profesor emérito, y luego en la sede de la DC en Alameda. En el lugar fue instalado un escenario y una pantalla gigante donde se exhibieron el eslogan y las imágenes más importantes de la campaña de 1989 y el traspaso de mando de 1990.

Luego de su paso por La Moneda, el cortejo llegó a su lugar de destino, el salón de honor del ex Congreso Nacional, donde esperaban autoridades de Gobierno, parlamentarios y los familiares de Patricio Aylwin. En la DC calculan en más de 10 mil las personas que presenciaron el paso de la caravana.

Justo cuando el reloj marcaba las 14:00 horas se abrió acceso de la ciudadanía para dar el último adiós al ex Mandatario. Hasta horas de la noche de ayer largas filas de personas le rendían homenaje, entre ellas un grupo de mujeres mapuches, vestidas con sus ropas tradicionales, quienes efectuaron una ceremonia religiosa en su honor.

En tanto, entre los miles de asistentes llamó la atención la presencia, entre la guardia de honor, del ex presidente del PS Carlos Altamirano, quien jugó un rol decisivo durante el gobierno de Salvador Allende, del cual Aylwin fue decidido opositor. Este jueves se realiza una misa en la Catedral Metropolitana. Para este viernes están programados los funerales del ex Mandatario en el Cementerio General.