Cristián Soto, el padrastro acusado de la muerte de la pequeña de 9 años Florencia Aguirre en Coyhaique, ingresó el domingo a la cárcel ubicada en dicha ciudad tras quedar en prisión preventiva tras ser formalizado por homicidio calificado.

Al respecto, la jueza Cecilia Urbina decretó un plazo de 60 días de investigación, además de una serie de diligencias en el marco de la indagación.

Soto confesó que fue el autor del crimen, tras golpear y asfixiar a la menor, para posteriormente rociar con líquido inflamable a la pequeña mientras permanecía viva, para luego de asesinarla quemar su cadáver y enterrarlo en una leñera en el patio de la vivienda donde residían.

Debido a lo macabro del crimen, un video captado por la radio Genial de Coyhaique dio cuenta del hostil recibimiento que brindó la población penal al sujeto, con gritos y amenazas en su contra.

PUB/CM