Con un sello de franquicia aduanera, pero obtenido de forma maliciosa. De esa forma iban a vender autos robados presuntamente en “portonazos” y a los cuales les habían inscrito una nueva patente para hacerlos pasar por nuevos. Se trata de un curioso método que Carabineros calificó como “un disfraz” para vehículos ya que se los hacía pasar como un auto sin problemas, cuando lo cierto es que la mayoría tenía encargo por robo. 

Así al menos lo explicó a la prensa el mayor Diego Rojas, jefe del Departamento de Encargo y Búsqueda de Vehículos de la policía uniformada, quien relató que notaron el sistema porque venían haciendo un seguimiento a vehículos robados en Santiago. 

“A estos vehículos les han puesto estos sellos de franquicia aduanera, para hacerlo pasar como vehículos de exportación”, dijo y agregó que durante la tarde de este jueves se detuvo a un hombre que no supo cómo explicar la existencia de varios vehículos que tenía en un garage, entre ellos algunos de lujo, con una nueva recién entregada patente siendo que estaban encargados por robo. 

“Hemos seguido la pista de vehículos que fueron parte de portazos. Así hemos ubicado a vehículos que estaban ‘hibernando’ en un lugar oculto para luego ser trasladado a la zona norte del país”, dijo el mayor Rojas. 

“Detectamos dos vehículo y de marca diferente que tenían una patente correlativa, lo que no corresponde a la normalidad y al hacer el control del lugar, verificamos que estos vehículos, a través de su número de seguridad, presentaban encargo y las placas patantes eran recién inscritas, estaban entregadas por el Registro Civil y estamos investigando cuál es el origen de esta y la inscripción falsa del documento”, relató el oficial.

Dijo que los vehículos encontrados “presentan sello de zona aduanera, que tienen franquicia de la Región de Arica y Parinacota” y que “estos vehículos podrían haber sido vendido a países del Mercosur al hacerlos pasar por ‘franquiciados’”.

En ese sentido aseguró que Carabineros se contactó con las policías de países vecinos para que estén alertas ante este nuevo método de “blanqueamiento” de vehículos. 

De hecho, se cree tras ser robados, algunos vehículos fueron usados en la realización de otros delitos. Sobre uno de los autos encontrados, Rojas dijo que "claramente tenia indicios de haber usado en un robo de un cajero automático" pues se les notaba marcas de "piolas" y tenía unidades de "miguelitos" en su interior. 

En el operativo se detuvo a un hombre y se investiga la participación de un menor de edad que estaría involucrado en distintos robos de vehículos registrados en Santiago. También se investigará la eventual participación de personal del Registro Civil en este caso. 

PUB/JLM