El lunes ocurrió una nueva jornada en el juicio contra Vanessa Trigari, la madrastra acusada de asesinar al menor de 4 años Ángel Márquez, hecho por el cual es la única imputada en el caso.

En la instancia acorde a lo consignado por el diario El Centro, se indicó que la mujer obligó a sus hijos a un "pacto de silencio" para que no contarán lo sucedido con el pequeño. Esto según la tía de uno de los niños, María Eugenia Sarabia.

Al respecto, detalló que durante una actividad familiar en noviembre pasado un hermanastro de 6 años de Ángel le contó que Trigari llevaba al pequeño de 4 años al interior de un bolso y que le pidió que le pasara una toalla para que el cuerpo "no se enfriara".

“Cuando lo envolvieron, cuando lo dobló, Vanessa tomó al niño y lo puso dentro de una bolsa y lo tiró a la basura, en un tarro de la basura en el patio”, indicó la mujer, agregando que en ese momento Vanessa le dijo a los menores que debían guardar silencio con lo ocurrido.

“Les dijo que tenían que hacer un trato. Que ellos tenían que estar callados, que no tenían que contarle absolutamente a nadie lo que estaba pasando, porque si no, a ella la iban a tomar presa, y que a ellos se los iban a llevar los Carabineros. Si ellos hablaban, donde ella estuviera, iba a salir y los iba a encontrar”, manifestó.

De igual manera, relató que el hermanastro tenía sentimientos de culpa por lo acontecido. "’Tía, ¿yo soy malo?’, me dijo. El niño realmente pensó que él también fue culpable de todo lo que ocurrió. Él habla de Ángel como su hermano, no habla de Ángel como si no tuviera ningún tipo de vínculo”, expresó.

“Él dice que su hermano era el más tranquilo de todos, que no entiende por qué la mamá le pegaba tanto. Él dice que Ángel no hacía nada, pero recibía insultos por parte de Vanessa, lo golpeaba reiteradamente y lo tomaba del pie y lo tiraba al suelo diciendo ¡ups, se me cayó!”, manifestó la mujer.

Por su parte, la defensa de Trigari apuntó a las interpretaciones respecto a las palabras de la mujer en el Tribunal Oral de Curicó, en donde inculpó del hecho a su hijo de 11 años.

“Ella lo que dijo es que despertó y encontró el cuerpo de Ángel muerto, ella no sabe qué pasó, ella no está inculpando a nadie. Es obvio que se puede interpretar de esa manera, es obvio, pero quiero que lo entiendan, ella no está inculpando a nadie”, sostuvo el abogado Esteban Arévalo.

PUB/CM