Sin dudas esta mañana no fue nada de fácil para el Gobierno. A pesar de que hoy celebran la aprobación de la ley corta de gratuidad -la cual fue recientemente despachada al Senado por la Cámara de Diputados- los minutos previos les generaron más de un dolor de cabeza al hacerse público el “error” de redacción que se habría encontrado en uno de sus artículos.

Fue anoche cuando parlamentarios repararon en la ausencia de ciertas precisiones en el artículo de la ley que establece qué universidades pueden adherirse al plan de gratuidad 2016. ¿El problema? En ningún lugar se mencionaba la palabra "Fundación".

¿Por qué la palabra “Fundación” es tan importante?

El proyecto establece que podrán acceder a la gratuidad solo los planteles cuyos controladores sean personas “naturales o jurídicas”, con el poder de asegurar la mayoría de votos en las asambleas o reuniones de sus miembros. Esta distinción entre “estatal y no estatal” generaba una imprecisión sobre las fundaciones a la cabeza de estos establecimientos.

El problema es que esta descripción “excluiría" a las universidades privadas “tradicionales” del Consejo de Rectores (Cruch) agrupadas en la Red Universitaria G9, pues al ser estas fundaciones, tienen otra naturaleza jurídica que no incluye controladores. Por lo tanto, en caso de ser aprobada la ley no podrían acogerse “al pie de la letra” a la gratuidad.

¿Cuál fue la acción del Gobierno?

Dándose a conocer este y otros antecedentes, el Ejecutivo citó esta mañana a la comisión de Hacienda a una reunión urgente donde se ingresó y aprobó -con 8 votos a favor y 5 abstenciones- una indicación en el artículo donde se incorpora la palabra “Fundación” y se clarifica el trato especial a las universidades del Cruch dentro de la ley corta.

Esta acción generó un retraso a la discusión del proyecto que modifica la glosa de gratuidad en la Cámara -sumado al atraso de algunos parlamentarios por un accidente en la Ruta 68- y una respuesta inmediata por parte del Gobierno en que la vocera (s) Javiera Blanco aclaró que “el texto aprobado por la comisión era correcto y no contenía errores”.

Finalmente, el proyecto fue aprobado y despachado por la Cámara de Diputados por 74 votos a favor, 8 en contra y 26 abstenciones.

¿Cuáles son los nueve establecimientos que quedaban fuera?

Los planteles del Cruch que quedaban fuera de la gratuidad por este “error involuntario” son: la Pontificia Universidad Católica de Chile, Federico Santa María, U. Austral de Chile, U. de Concepción, U. Católica del Norte, UC de Temuco, UC del Maule, UC de la Santísima Concepción y PUC de Valparaíso.

PB/MC