El nuevo eje integra los buses del Transantiago con la nueva Línea 3 de Metro y una moderna ciclovía.

A partir del segundo semestre de este año se iniciarán las obras del nuevo eje de movilidad Independencia, que comprende el tramo desde Estación Mapocho hasta Américo Vespucio, pasando por las comunas de Independencia y Conchalí. 

El ambicioso proyecto renovará la cara del sector en el que se instalará, con un moderno corredor con pista exclusiva para los buses del Transantiago e integrando la modalidad de paraderos en el centro del mismo, los que en realidad serán estaciones de buses, con sistema de pago y torniquetes para el ingreso, convirtiéndose además en el primer corredor del sistema que permitirá el acceso a los buses por el lado izquierdo.

Con un una inversión de más de $85 mil millones, las obras se ejecutarán en dos etapas, correspondientes al tramo que corresponde a las respectivas comunas. En el caso de Independencia, el plazo de ejecución de las obras es de 18 meses, por lo que deberían entregarse en el primer semestre de 2018, y de ahí dar paso a la segunda etapa del proyecto. 

El alcalde de Independencia, Gonzalo Durán, comenta con Publimetro que este proyecto “va a permitir contar con una avenida Independencia construida y diseñada con el más alto estándar (…) que desde el punto de vista de la movilidad permitirá complementarse con la nueva linea de Metro y una moderna ciclovía, de manera de tener un sistema integrado de transporte que privilegie lo público por sobre lo privado”.

El jefe edilicio agrega que “las nuevas estaciones de Metro tendrán una distancia aproximada de 1,5 km entre estaciones, por lo que para un importante número de la población, especialmente los adultos mayores de la comuna, llegar a una estación de Metro podría representar una dificultad, pero este proyecto permitirá a través de los buses de Transantiago integrar los modos de transporte con la misma tarifa”. 

Desde el Directorio del Transporte Público Metropolitano (Dtpm) destacan que una parte importante de los esfuerzos por mejorar el sistema de transporte capitalino está en mejorar las áreas más débiles de la ciudad. En ese sentido, el director del organismo, Guillermo Muñoz, explica que este proyecto “se suma a las diversas obras que estamos desarrollando en distintos puntos de la capital y que tienen por objetivo dar un mejor servicio a los usuarios. Un corredor puede mejorar hasta en un 50% los tiempos de traslado de quienes los utilizan”. 

Muñoz asegura que el nuevo eje “tendrá un impacto sumamente positivo en el transporte público, en especial para quienes viven o viajan hacia la zona norte de la ciudad”.

La integración de diversos medios de transporte que generen intermodalidad es la tendencia que las ciudades del primer mundo utilizan con muy positivos resultados de eficiencia y mejora en la calidad de vida. Al respecto, el asesor urbano de la Municipalidad de Independencia, Sergio Castillo, destaca que el proyecto incorpora “un corredor 2.0, porque al tener los accesos a los buses con estaciones por la parte izquierda te permite liberar las veredas de paraderos, ni buses pasando frente a la vereda, con lo que el espacio público se vuelve mucho más amigable con los habitantes”. 

Sin embargo, los corredores para el transporte público no están exentos de críticas en el sentido que generan una fuerte división de los territorios en las comunas,obstruyendo la comunicación entre los vecinos que a cada lado de la vía. El mejor ejemplo de esto es el corredor de avenida Santa Rosa. En ese sentido, Castillo indica que “un corredor mal planificado termina siendo una cicatriz en la ciudad, porque genera un flujo de vehículos que desconecta la ciudad”, y concluye que esto no pasará en Independencia porque lo que se construirá “será un eje de movilidad, que incluye un alto número de cruces peatonales, obras de paisajismo, ciclovía y aportes a la vida de ciudad, según los errores que se aprendieron de la experiencia en Santa Rosa”.