“El incendio va a demorar días en apagarse”. Eso es lo que aseguró el comandante de Bomberos, Pablo Gómez, quien junto al intendente de la Región Metropolitana, Claudio Orrego, visitaron el vertedero Santa Marta y comprobaron que hay un foco interno y uno superficial que afectan al basural y que están derivando en la emanación de humo con hedor. 

En ese sentido, ambos sacaron conclusiones sobre cómo abordar el incendio. Por lo mismo, una de las primeras decisiones que se tomó para acabar con esta emergencia es usar espuma clase A para darle humedad a la tierra y evitar que el incendio se expanda. 

Ello, porque según el especialista, el agua produce efectos colaterales que pueden generar más humo del que está expeliendo el incendio en estos momentos. En cambio, la espuma clase A permite evitar la expansión y reduce la emanación de humo. 

Asimismo, indicó que se trabajará de forma paralela en “dar vuelta el material” que produjo el incendio interno, cuestión que apagará ese foco. No obstante, advirtió que esa labor es lenta y tardará entre cinco a seis horas. 

Gómez aclaró además que necesitaban un camino de tierra y material firme que permita el traslado de máquinas hacia el foco del incendio y que eso ya está preparado. Por lo mismo, llegarán 30 camiones aljibe y 15 carros bombas para controlar el incendio en su parte superficial. 

“Con ello vamos a poder palear en un 70% la emanación de humo”, agregó el comandante de Bomberos. 

Por su parte, el intendente de Santiago indicó que el material que se está quemando “es de orden orgánico y no químico”, por lo tanto insistió en que la nube de humo no es tóxica. 

No obstante, hizo un llamado a la población a no exponerse y a tomar las medidas de seguridad que ya advirtió con anterioridad y que tienen que ver con evitar la actividad física, tal como ocurre en días de preemergencia ambiental. 

PUB/JLM