Sorpresa causó entre la comitiva chilena la pregunta del embajador boliviano en el Reino Unido, Roberto Calzadilla, a la Presidenta Michelle Bachelet. El diplomático aprovechó una improvisada instancia de preguntas luego del discurso de la mandataria en el foro Canning House Lecture de Londres, para consultarle sobre la integración y relación entre ambos países. 

Bachelet, evidentemente sorprendida, respondió: “Con Bolivia siempre hemos tenido sólo una posición, queremos la mejor relación. Si está bien con ellos, queremos tener las mejores relaciones otra vez y hemos estado trabajando en una agenda porque la contingencia no ha avanzado tanto como hubiéramos querido”.

"Como el canciller ha dicho muchas veces, si mañana podemos normalizar las relaciones diplomáticas estamos abiertos a ello, esperamos que podamos continuar en un camino positivo", añadió.

Sobre la intención del diplomático, el mismo Calzadilla aseguró que no iba a la charla con aquella intención, sin embargo, dada la oportunidad que se abrió, la cual califica como "muy poco habitual en este tipo de eventos", tomó la decisión. "Cuando vi que no habían preguntas en el escenario, creí que era una oportunidad para escuchar a la Presidenta en un contexto donde las relaciones se han agudizado", afirmó.

"Mi pregunta ha sido formulada dado que a pesar que ella habla de integración, ¿de qué integración estamos hablando? si en el vecindario no existen relaciones", argumentó. 

Previo el intercambio, la mandataria se había pronunciado ante los asistentes en el foro, discurso que según Calzadilla, posee "una obsesión con mostrar un Chile integracionista, que mira hacia el sur, pero me parece que mira más a la Ocde".  

Con relación al comportamiento demostrado por Bachelet en el momento de la consulta, el representante boliviano aseveró que "cuando escuchó mi pregunta, inmediatamente vi su sorpresa y mirando al canciller Herlado Muñóz".  

"Su respuesta ha sido, diría, diplomática, para el auditorio británico que la escuchó", puntualizó Calzadilla. 

PUB/SVM