Los gremios empresariales del país fueron drásticos en rechazar la decisión del Gobierno de tramitar un veto a la reforma laboral que deseche del proyecto de ley los pactos de adaptabilidad laboral.

El presidente de la Confederación de la producción y del Comercio Alberto Salas fue enfático en señalar que "lo que hemos conocido recién es la culminación de un mal proceso".

"Desde sus inicios, señalamos que la reforma laboral presentada por el Gobierno no era, en nuestra opinión, lo que Chile y sus trabajadores requieren, en particular, las mujeres, jóvenes y adultos mayores", comentó.

El líder del principal gremio empresarial del país dijo que "insistirse con la tramitación del veto, el Ejecutivo está echando abajo el único elemento de modernización de relaciones laborales que el mismo Ejecutivo había propuesto originalmente en esta iniciativa. Creemos que esta reforma será un retroceso, pues no atiende las necesidades del Chile actual y sus desafíos futuros".

Críticas que comparte el presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura Patricio Crespo, quien señaló lamentar la decisión del Ejecutivo. "Lamentamos que haya optado por vetar todas aquellas secciones del proyecto que en algún grado le daban un sentido de modernización y adaptabilidad a las relaciones laborales en beneficio de los trabajadores y del desarrollo del país", afirmó.

Desde ambos gremios advirtieron una posible judicialización de las relaciones laborales. Los conflictos se relacionarían, según Salas, a "las múltiples incertidumbres no resueltas que contiene la reforma". Mientras que Crespo indica que la normativa tal como está "podría abrir espacios" para un alza en las litigaciones. 

PUB/SVM