El trabajo de inteligencia encabezado por el fiscal Ángel Ávila, junto a peritos de la PDI de Talca, permitieron finalmente ubicar a la pequeña de iniciales B.P.L.S de trece años al interior de una vivienda en la comuna de La Pintana, en compañía de Luis Alberto Rojas Reyes, de 42 años, con quien desapareció hace ya casi tres semanas. 

Las diligencias permitieron establecer que la menor nunca fue raptada ya que abandonó la ciudad en compañía del imputado por su propia voluntad a raíz de conflictos con su familia y el cariño que sentía por Rojas, quien finalmente quedó en prisión preventiva y formalizado por el delito de violación impropia de una menor de 14 años, como lo establece la ley.

Al respecto el fiscal Ángel Ávila, a cargo de dirigir de este hecho desde la denuncia de los familiares, dijo que "lo formalizamos por el delito de violación impropia en carácter de reiterado y el tribunal compartió los argumentos del Ministerio Público en orden a estimar que su libertad es un peligro para la seguridad social en atención básicamente a la penalidad que el imputado arriesga ya que se trata de un delito de los más graves que establece nuestra legislación, a lo que se debe agregar el carácter de reiterado. La pena de este delito en abstracto va desde los cinco años y un día hasta los 20, eventualmente".

Al inicio de la audiencia y segundos antes del control de la detención, la fiscalía solicitó disponer el secreto de la investigación por un plazo legal de 20 días ya que aún existen diversas diligencias por realizar en torno a estos hechos. El Tribunal de Garantía de Talca acogió los argumentos.

En tanto, Rojas Reyes, fue enviado a prisión preventiva y se fijó como plazo de la investigación tres meses.