Foto: Agencia Uno (Archivo)

Una inesperada caída experimentó durante estos siete meses del año la cantidad de donantes en el país.
Esto porque según indicó en entrevista con Publimetro el coordinador nacional de Trasplantes del Ministerio de Salud, José Luis Rojas, hasta julio de este año se realizaron (a nivel nacional) sólo 60 donaciones, un 23% menos que en la misma fecha del año pasado, cuando ya se habían practicado 89.
A pesar de lo alarmante del número debido al alza sostenida que ha tenido la cantidad  de donantes anualmente a nivel país (en 2012 se registaron 8,8 donantes por millón, 2,6 puntos más que en 2010), Rojas no se mostró preocupado simplemente por una razón: la cantidad de trasplantes prácticamente se ha mantenido: “Esta disminución se ha contrarrestado con la cantidad de órganos que hemos utilizado de cada donante que hemos generado este año. Hemos tenido más órganos disponibles porque hemos tenido donantes más jóvenes, por lo que la cifra de trasplantes se ha mantenido en los 180, al igual que el año pasado para esta fecha”, dijo.
Con respecto a los motivos para esta importante disminución, el profesional apuntó a un problema que será solucionado a partir del próximo 1 de octubre cuando entre en vigencia la modificación realizada a la Ley de Donante Universal: “Nosotros todavía tenemos una alta negatividad de las familias para la donación, ya sea en vida por el donante o de los familiares cuando se trata de un fallecido. Ahí es cuando uno plantea que para este tema tiene que haber una discusión previa”, señaló.

La meta
En relación a los objetivos para fin de año, Rojas mencionó la realización de 400 trasplantes con los cerca de 140 donantes que tienen por año: “Esa es la cifra ideal para afrontar de mejor forma la cantidad de personas en lista de espera por un órgano”.
La modificación realizada a la Ley de Donante Universal en mayo de este año permitirá que a partir del 1 de octubre todos los chilenos sean donantes a menos que en vida hayan manifestado lo contrario en una notaría pública.
A pesar de esto el profesional destacó que la familia continuará teniendo opinión sobre el tema: “La polémica que ha habido sobre la ley es un poco artificiosa ya que ésta en ningún caso exime o saca de la discusión el rol de la familia como garante de la última voluntad. Es decir el único cambio legal es que tú puedas decir que no eres donante en el Registro Civil y ahora tiene que ser frente a un notario, lo que si bien es más engorroso, pero también que privilegia la voluntad expresa de la persona de decir que no”, sostuvo.