El cabo de Carabineros que se encontraba parapetado en su departamento de la comuna de Santiago se entregó al Gope después de cuatro horas de tensión, en las que se temió que se suicidara. 

El cabo segundo Alexis Antonio Moreno González, de 27 años, estuvo atrincherado en el séptimo piso de un edificio ubicado en Zenteno con Pedro Lagos, entre las 14:30 y 18:30 horas de este jueves. 

Los hechos se iniciaron cuando efectivos de la Dipolcar llegaron hasta su domicilio a detenerlo y allanar el departamento. El cabo Moreno apuntó con un arma al mayor a cargo de la diligencia y luego se encerró. 

El sector fue acordonado rápidamente por Fuerzas Especiales, mientras que un grupo negociador del Gope inició conversaciones con Moreno para que se tranquilizara y se entregara a los efectivos policiales. 

Hasta el lugar llegó el jefe de la Zona Oeste de Carabineros de la capital, general Rodney Weber, quien hizo constantes llamados al cabo Moreno para entregarse, lo que se concretó alrededor de las 18:30 horas. 

El cabo, que fue dado de baja ayer miércoles, salió del edificio custodiado entre escudos de los efectivos del Gope y en un radiopatrullas se le trasladó a un recinto asistencial para verificar su estado de salud. 

Según se informó, el ex carabinero tenía en su poder un arma que no estaba inscrita legalmente y utilizó una para impedir que los funcionarios policiales ingresaran a su hogar, tras una orden del tribunal. 

"Hay una investigación judicial porque tuvo irregularidades en el manejo de armas que están sometidas al control de armas", señaló el general Weber. 

El cabo Moreno quedó a disposición de los tribunales por un proceso judicial separado del sumario administrativo que le costó su baja este miércoles.  

PUB/CF