Un 47% de las niñas y adolescentes declara haber sentido presión para verse más lindas. Esta cifra se despliega de una encuesta de Adimark en conjunto con ONU Mujeres y Unilever, quienes decidieron entrevistar a un universo de 300 mujeres de entre 10 y 17 años para conocer los factores que inciden en la confianza de las mencionadas, relacionadas con el ámbito de la belleza.

De acuerdo a la coordinadora nacional de ONU Mujeres Chile, María Inés Salamanca, sostiene que a pesar que al comparar a Chile con el promedio de los países donde se elaboró el mismo estudio, nuestro país está 20 puntos por debajo, igual el tema debe ser preocupante por bordear el 50%.

“Destacamos que es primera vez que en Chile se hace un estudio de este tipo y por eso estamos super contentos, para nosotros la cifra es alarmante porque estamos hablando de casi un 50% de niñas que sienten presión de su apariencia física o por sentirse bonitas, y si bien está claro que la cifra comparada con otros países no llega tan alto, pero sigue siendo preocupante”, señaló a Publimetro la coordinadora de ONU Mujeres.

Otro dato importante a dar a conocer del estudio es que un 36% de las encuestadas declaró que ha evitado realizar alguna actividad por haberse sentido mal con su apariencia, donde destacan las actividades más comunes como realizar deportes o tomar cargos de importancia.

Para poder disminuir las cifras de problemas con la autoestima, de ONU Mujeres con Dove implementaron un programa para la autoestima, el que desde ahora se desarrollará de forma piloto en 14 establecimientos educacionales de la comuna de Santiago para estar junto a cerca de 3.200 estudiantes.

“El programa funciona a través de una capacitación docente, en la que los docentes reciben un manual que pueden compartir con los estudiantes junto con unos materiales para cuestionar los estereotipos de belleza y los medios personales que uno puede tomar para cambiar la situación, lo que esperamos impacte en la manera que decidirán cómo tomar decisiones y no sientan que tienen que dejar de hacer algo por su apariencia”, expresó Francisca Valenzuela, quien es asesora de ONU Mujeres y responsable de la implementación del programa.

Desde ONU Mujeres esperan que este programa pueda ser tomado como un ejemplo para elaborar una política pública que se desarrolle a lo largo del país.