El cuestionado control de identidad preventivo entró en vigencia el martes, a casi un mes de la aprobación en el Tribunal Constitucional de la agenda corta antidelincuencia.

Con la publicación de la normativa en el Diario Oficial, se entregan más facultades fiscalizadoras a carabineros y se aumentan las penas para robos cometidos por bandas.

La llamada agenda corta, contempla además la obligación a los jueces a no aplicar una pena inferior al mínimo establecido por la ley, y les entrega facultades para que autoricen agentes encubiertos.

Por otra parte, se establece una mayor protección a los testigos de actos delictuales.

Control de identidad preventivo

Con la publicación de la nueva Ley, se pone en marcha el polémico control de identidad preventivo, que permite a la policía realizar controles aleatorios a mayores de edad en la vía pública, además de poder ingresar a un domicilio en persecución de un delincuente sorprendido en flagrancia.

Al respecto, el senador Alberto espina (RN), dijo a “La tercera” que la puesta en marcha de esta medida “permitirá endurecer la legislación en contra de la delincuencia, particularmente los ilícitos de robo, reducción de especies, hurto y abigeato”.

El parlamentario sentenció además que esta ley “otorga a las policías y fiscales todas las herramientas que solicitaron al Parlamento, con el objeto de revertir los altos niveles de impunidad que existen en estos delitos”.


PUB/NL