Un llamado al número 133 alertando de un vehículo sospechoso que recorría las calles de Cerro Navia permitió dar con el paradero de Mauricio Jerónimo Salazar Aguilera, de 35 años, quien poseía un amplio prontuario policial y se especializaba en delitos cuyas víctimas eran mujeres y adultos mayores.

El procedimiento ocurrió cuando un equipo de la sección de Búsqueda de Prófugos, dependiente del Departamento Encargo y Búsqueda de Personas y Vehículos (Sebv) de Carabineros, fue notificado que un automóvil Toyota, modelo Urban Cruiser, circulaba por la calle Valdenegro, cuyas patentes alertaron que mantenía encargo por robo.

Los funcionarios policiales lograron interceptar el vehículo para posteriormente señalarle al conductor que bajara, a pesar que opuso resistencia en un primer momento. Tras la identificación de rigor, se logró determinar que se trataba del apodado "Cara de cemento".

Al realizar una revisión de su vestuario, el personal policial encontró un arma de fuego de fantasía tipo pistola marca Bruni, modelo.92 y de calibre 8mm, la cual en encontraba sin cargador ni munición.

Sobre el vehículo, a su vez, se logró establecer que fue robado a una mujer el pasado 28 de mayo en la tarde, hecho que ocurrió cuando la víctima se encontraba en una clínica de la comuna de Estación Central.

En ese lugar, y con extrema violencia, relató que fue amenazada por el detenido, quien hizo lo mismo con una testigo del robo, tras lo cual escapó con dirección al oriente.

Mauricio Jerónimo Salazar Aguilera, alias "Cara de cemento" registra antecedentes desde el año 2003, destacando tres robos con Intimidación, tres hurtos y robo por sorpresa, entre otros ilícitos.

PUB/VJ