Hoy comenzaron los trabajos de remodelación de una de las ciclovías más importantes de Santiago, que concentra la no menor cifra de 600 viajes por hora en ambos sentidos, específicamente en horario punta.

Se trata de la ciclovía de Parque Uruguay , que contempla una remodelación con un costo de $400 millones, financiados por la Municipalidad de Providencia y el Servicio de Vivienda y Urbanismo. Esta remodelación incluye la pavimentación de la vía, un ensanche a 3 metros y la reubicación de la luminaria. 

Las obras se desarrollarán en una extensión aproximada de 1.550 metros, remodelando el tramo entre Padre Letelier y Puente Huelén, por la ribera del río Mapocho, con un plazo aproximado de dos meses y medio.

Sumado a esto, se anunció que se realizarán cambios en la ciclovía de Miguel Claro, disminuyendo el espacio de la ciclovía a dos metros, ya que se desplazarán los segregadores 35 centímetros, con el objetivo de que dos automóviles puedan circular en paralelo por la calle. Este proyecto considera una evaluación en un plazo de un año.

También, se diseñó un proyecto para la remodelación de la ciclovía de Pocuro, la que se encuentra en buenas condiciones generales de materialidad, pero como fue construida con un estándar antiguo (1997) y con fines netamente recreacionales, provoca que los principales conflictos ocurran en los cruces.

De acuerdo a esto se va a intervenir los tres cruces claves de Pocuro: las intersecciones con las otras dos ciclovías que se conectan con esta vía (Antonio Varas y Ricardo Lyon) y el cruce con Pedro de Valdivia, uno de los más complejos. Estos tres proyectos de remodelación se encuentran actualmente en proceso de licitación, con un presupuesto estimado de más de 110 millones de pesos, de los cuales aproximadamente dos tercios son de financiamiento municipal y un tercio proviene del Programa de Mejoramiento Urbano de la Subdere.

Los proyectos contemplan una modificación completa de los cruces, incluyendo mejoramiento de señalización, mobiliario urbano y áreas verdes. De ser exitosa la licitación, se espera contar con las obras terminadas en mayo de 2016.

El encargado de Asesorías y Proyectos de Bicicultura, Henry Herrera, señala que "el año pasado se logró que el Minvu (Ministerio de Vivienda y Urbanismo) sacara un manual con recomendaciones de diseño y construcción de vialidad cicloinclusiva de ciclovías. Por lo mismo, nos parece que la ciclovía en es esta caso (Parque Uruguay) debería ir por la calle, cumpliendo la norma en términos de carpeta, de cruces, de ancho de la vía, y que no debería quitarle espacio a los peatones interviniendo un espacio de valor patrimonial y de áreas verdes, como lo es el Parque Uruguay". Herrera agrega que "en la calzada se hace más rápido el viaje, no afecta a los peatones  y permite mayores ventajas para el conjunto de la ciudad".

Comentando lo que pasó el año pasado con el caso de la ciclovía de Miguel Claro y los fuertes alegatos que recibió el municipio por parte de los automovilistas porque, según ellos, generaba congestión, cuando en realidad la pista que se ocupó para esa ciclovía en particular antes se utilizaba como estacionamiento, Herrera asegura que "se requiere mayor decisión política y cumplir las orientaciones de diseño que entregó el Minvu, además que construir en la calzada es mucho más barato, así que nos parece que por un tema de optimización de inversión, de velocidad de tránsito y de no afectar las áreas verdes de los peatones, la ciclovía debe ir por la calzada y no afectar el parque".