La capital de Suecia se vistió de gala desde temprano. Una inusitada temperatura de 22 grados Celsius y las principales calles de Estocolmo flanqueadas por banderas suecas y chilenas fueron el marco para la colorida recepción que el rey Carlos Gustavo y la reina Silvia brindaron esta mañana en su palacio a la Presidenta Michelle Bachelet.

La Jefa de Estado inició, de esta manera, una intensa agenda que en su primer día incluye 11 actividades.

En la recepción, tanto la jefa de Estado chilena como sus anfitriones saludaron al público -la Presidenta Bachelet de beso y los reyes con la mano-, existiendo incluso espacio para que un importante número de los presentes en la ceremonia se tomara fotografías, entre los cuales se encontraban muchos chilenos.

Además de almorzar con el rey, la Mandataria se reunirá este martes con el primer ministro, Stefan Löfven, realizará un homenaje a Olof Palme (ver nota aparte) y finalizará el día con un banquete en palacio al que asistirá toda la familia real y los oficiales de la corte.

Olof Palme en la memoria de Chile

Asesinado en 1986 mientras volvía con su esposa, sin guardaespaldas, luego de ir a ver una película al cine, Olof Palme sigue siendo uno de los políticos más queridos en Suecia.

Del partido social demócrata, Palme es poseedor de todo un récord al mantenerse 11 años como primer ministro en dos períodos. 

Para Chile tiene una significación especial porque bajo su mandato fue que miles de chilenos exiliados fueron recibidos y acogidos por la sociedad sueca.

Hoy, los chilenos suman unos 46 mil, ya muchos de ellos nacidos en esta tierra.

Por cierto, el homicidio de Palme sigue sin resolverse, transformándose esa impunidad en un dolor en el corazón de este bello país.