El femicidio número 29 en lo que va corrido del año quedó al descubierto ayer en la comuna de Quillota, Región de Valparaíso, luego que una joven de 24 años -que estaba embarazada- fue estrangulada con un cable eléctrico, al parecer, por su pareja. 

La víctima fue idenificada como Johana Abigail Soto Alarcón, quien era madre de dos niñas de tres y cuatro años, y desde hace más de un año tenía como pareja a quien supuestamente terminó siendo su homicida, un sujeto individualizado como Johnny Jorquera. 

Según informes policiales, el individuo confesó el hecho al personal médico de un centro asistencial de salud de la comuna de Independencia, en la Región Metropolitana, hasta donde llegó intoxicado por una sobredosis de somníferos. 

A partir de los datos proporcionados por Jorquera, Carabineros de Quillota concurrió al domicilio de la mujer, y allí encontró su cuerpo bajo una cama y con el cable eléctrico aún en su cuello. 

"La Fiscalía va ampliar la detención (de Jorquera) a fin de esperar los peritajes nuestros, y ver la participación real de esta persona en estos hechos y la vinculación que podamos hacer como PDI", precisó el comisario Orlando Calderón, de la Brigada de Homocidios de Valparaíso. 

 

PUB/CF