Esta mañana, estudiantes pertenecientes a la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech) se tomaron la sede de la Junta Nacional de Auxilio y Becas (Junaeb) ubicada en la comuna de Providencia, en protesta por lo que califican una propuesta de gratuidad insuficiente.

La vocera de la Asamblea de Estudiantes con gratuidad de esa casa de estudios, Bárbara Navarrete, explicó que “la gratuidad que queremos no puede ser precarizante, es decir, empeorar la condiciones en las que ejercemos nuestro derecho a la educación. Por eso vinimos a la Junaeb a entregar una carta a su director, Cristóbal Acevedo, para exigir la reposición de la Beca de Manteción (Bmes), fundamental para que miles podamos estudiar en condiciones mínimas de dignidad”.

Por su parte, la vicepresidenta de la Fech, Javiera Reyes, emplazó a la Ministra de Educación, Adriana Delpiano, a que “clarifique si el gobierno optará por una gratuidad con letra chica, para salir del paso, o si verdaderamente cree en la educación como derecho social”.

En ese sentido, expuso que “lo que los estudiantes venimos planteando hace rato es que la gratuidad no puede reducirse a la duración formal de la carrera, porque son justamente nuestros compañeros de menos recursos a quienes a veces les toma un poco más de tiempo completar sus estudios. Además, no estamos disponibles para amarrar un compromiso de gobierno a plazos dictados por la macroeconomía, en circunstancias que lo que se nos dijo es que los recursos están y para eso se hizo una reforma tributaria”.

Reyes subrayó que “los estudiantes agrupados en la Confech tenemos voluntad de diálogo, pero no de cualquier diálogo: creemos en un diálogo que incida verdaderamente en la reforma que se le presentará al país en los próximos días, y que esperamos vaya en la línea de lo que hemos venido planteando desde el movimiento social”.

PUB/CM