En el marco del seminario “Infraestructura hospitalaria: desafíos y alternativas de desarrollo”, organizado por la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) y el Colegio Médico, la empresa de investigación de mercado y opinión pública Cadem presentó las principales conclusiones del estudio “Satisfacción con la Infraestructura de Hospitales Concesionados de La Florida y Maipú”, que sondeó por primera vez la percepción de los usuarios de los dos hospitales concesionados de la Región Metropolitana: Eloísa Díaz, de La Florida, y El Carmen, de Maipú.

Una de las principales conclusiones del estudio de Cadem es que la mayoría de los usuarios evalúa positivamente la infraestructura (82%) y el acondicionamiento (79%) de estos hospitales, así como también -aunque en menor medida (58%)- el servicio que entregan. Cabe destacar que los servicios mejor evaluados correspondieron a la atención de los profesionales de la salud (enfermeras y médicos), mientras que los peor evaluados fueron “cantidad de médicos especialistas” y “tiempos de espera”, aspectos críticos en todo el sistema público de salud.

Ahora bien, el estudio muestra además que los usuarios no tienen claridad respecto de las funciones y atribuciones del concesionario de estos hospitales. La percepción mayoritaria es que éste es tan responsable de la construcción y mantención del recinto como del personal médico y administrativo, el que en la práctica depende del Servicio de Salud correspondiente.    

De ahí que si bien el 61% de los usuarios se manifestó satisfecho con los hospitales evaluados, el 71% volvería al mismo hospital y el 61% lo recomendaría a un familiar o amigo -porcentaje que se incrementa al menos en 15 puntos porcentuales entre quienes estuvieron hospitalizados y fueron dadas de alta-, el 46% de los encuestados se mostró en desacuerdo con que el hospital en que se atiende sea concesionado.

Vivian Modak, vicepresidenta del Comité de Concesiones de la CChC, explica que “los resultados del estudio son muy positivos, ya que evidencian la alta valoración que hacen los usuarios de la infraestructura, el acondicionamiento y los servicios de los hospitales concesionados. Sin embargo, deja como tarea a las autoridades y a los privados dar a conocer de mejor forma a la opinión pública y especialmente a los usuarios y al personal de los hospitales el real alcance de las concesiones, de modo que éstas puedan ser evaluadas en su verdadera dimensión”.

Evaluación por dimensiones

En materia de “infraestructura”, el 88% de las personas encuestadas evaluó positivamente la construcción del edificio, el 82% los accesos, el 73% los equipos y tecnologías y el 70% la infraestructura de laboratorios para exámenes. En cambio, las dimensiones menos valoradas en esta área fueron las cafeterías (39%) y los estacionamientos (36%).

En relación con el “acondicionamiento” de ambos hospitales, el 79% lo evaluó positivamente en términos generando, destacando la iluminación (87%), la amplitud de los espacios (85%) y la limpieza y la señalética (ambas con 82% de valoración positiva). La comodidad del mobiliario y la climatización (calefacción y aire acondicionado) fueron los atributos con mayor porcentaje de notas entre 1 y 4, aunque con 72% y 67%, respectivamente, de evaluación positiva. El “servicio” entregado en ambos hospitales es la dimensión que recibe menor valoración y mayor nivel de críticas entre las tres grandes áreas de evaluación que comprende el estudio (infraestructura, acondicionamiento y servicio).

Los atributos mejor evaluados en este ámbito fueron la atención de enfermeras (69%) y la atención de médicos (70%), seguida por la atención de recepcionistas (61%), mientras que, como se mencionó anteriormente, la cantidad de médicos especialistas y los tiempos de espera fueron los servicios con mayor cantidad de evaluaciones negativas.

PB/MC