El debate sobre la reforma a las Isapres, que hoy aglutina 3,5 millones de personas, se instaló en los usuarios de éste sistema y también en los beneficiarios del Fonasa.

Así lo dieron a conocer las cifras arrojadas por el VII Estudio de Salud realizado por el Instituto de Salud Pública de la Universidad Andrés Bello (ISP Unab) Un 64% de los encuestados, tanto de Isapre y Fonasa, señaló que las Isapres deben permanecer pero que este sistema debe ser perfeccionado. Este porcentaje sube a un 75%, cuando se le consulta sólo a los usuarios de los seguros privados.

Por otra parte, aumentó el número de beneficiarios del Fonasa que quieren que las Isapres desaparezcan. Un 25% de ellos manifestó estar de acuerdo con el fin de las instituciones de salud previsional, aunque en el caso de los afiliados a Isapres esta cifra disminuye a un 12,9%.

A la luz de estas cifras, Manuel Inostroza, académico del ISP Unab, explica que la necesidad de perfeccionamiento de las Isapres “aunque mayoritario en la población general, ha tendido a cierta polarización entre los usuarios de Fonasa v/s los de Isapres, ya que en el grupo de los que quieren que desaparezcan, suben los de Fonasa en 6% respecto del año 2015”.

Esta percepción de los usuarios del seguro público de salud, explica Inostroza, se debe a que “probablemente ellos piensan que con esos recursos adicionales su realidad podría mejorar. Por otro lado, prosigue el experto del ISP Unab, “los usuarios de Isapres que quieren que éstas se mantengan suben más de 6 puntos porcentuales, probablemente, pensando que el Fonasa aún no es una alternativa a su actual sistema”.

¿Y si una reforma obligara a los usuarios de Isapre a cambiarse a Fonasa?

También existe un aumento en la aceptación de los usuarios del Fonasa a que los afiliados a Isapre se cambien al Fondo Nacional. Mientras en 2015 sólo un 16,8% evaluó positivamente esa opción, este 2016 un 22,5% lo hizo.

En tanto, sólo un 15% de los propios usuarios de Isapre evaluó bien esta idea. No obstante, este 2016 todavía una gran mayoría, un 60% tanto de Fonasa como de Isapres, considera que sería una muy mala idea traspasar a todos los afiliados de las Isapres al Fonasa.

Por otra parte, si el año pasado el 83% de los afiliados a Isapre prefería quedarse en ese sistema si costase lo mismo que Fonasa, este año sólo un 77% de sus afiliados lo haría. De un año a otro hubo una caída de 6 puntos.

Al respecto, Manuel Inostroza explica que “estos datos en su conjunto, nos permiten concluir que si bien el Fonasa no es una alternativa adecuada para los afiliados de Isapres, esto no significa que quieren que las Isapres sigan igual a como las conocemos hoy. Por el contrario, están demandando una Reforma significativa, sobre todo si miramos la mala evaluación de percepción de calidad que este sistema tiene entre sus afiliados el 2016, alcanzando una nota de reprobación de 3,2, expresadas en solo un 16% de evaluaciones positivas”.

La encuesta de Evaluación a las Isapres, realizada en colaboración a GFK Adimark, fue aplicada sobre una población mayor a 18 años residente en el Gran Santiago, Gran Valparaíso y Gran Concepción. El tamaño de la muestra se asocia a un error estadístico de +/- 2,85%, con un nivel de confianza del 95%. En total, se consideraron 1.199 casos.

PUB/CM