Un estudio presentado por dos investigadores chilenos en un seminario organizado por la "International Association for Dental Research" (IADR), en Corea del Sur, reveló el perjuicio dental que causaría el consumir bebidas gaseosas por años, incluyendo las 'light' y 'zero’. Ello, porque a diferencia de lo que se pueda pensar, estos tipos de gaseoas, igualmente provocarían caries y bacterias bucales.

La investigación de los docentes los docentes Rodrigo Giacaman y Soraya León, quienes integran el Programa de Investigación de Excelencia Interdisciplinaria en Envejecimiento Saludable (PIEI-ES) de la Universidad de Talca, reveló, además, que los más afectados son los niños y adultos mayores.

“Existe la sensación de que las bebidas que no contienen sacarosa, sustancia a la que llamamos coloquialmente azúcar, como las líneas 'light' o 'zero', no inducirían problemas en los dientes. Pero los resultados de nuestras investigaciones indican que estas gaseosas son potencialmente inductoras de caries, aunque a un menor nivel que las tradicionales con azúcar”, explicó Rodrigo Giacaman.

El investigador sostuvo que “el consumo de estos productos induce lesiones de caries más rápidamente que en sujetos más jóvenes. Además, para la tercera edad, existe una mayor exposición de las raíces dentarias, las que no están protegidas por el esmalte, que es el tejido más duro del cuerpo”.  Por lo que bastaría con un tiempo reducido de consumo de bebidas para comenzar a observar la formación de lesiones de caries y pérdida de tejido dentario.

En tanto, la docente Soraya León, dio a conocer los resultados del proyecto que incita a producir protocolo de atención para la tercera edad, para prevenir lo señalado anteriormente y es financiado por la IADR en Latinoamérica.

Prevención

La Universidad de Talca y la Sociedad Chilena de Odontopediatría (Schop) filial Maule, realizaron el XVIII Encuentro Anual de Odontología 2016, donde el principal tema fue la prevención de caries en los niños, debido al incremento de caries en los pequeños de 6 años o menos en toda Latinoamérica.

“Nuestra idea es trabajar con la madre que está embarazada, con el niño cuando le salen sus primeros dientes y también que el conocimiento no sólo esté a nivel de odontólogos y del medio de salud, que todos sepan que el futuro está en intervenir a los menores antes de que se produzcan las caries”, señaló Patricia Jiménez del Río, directora del Programa de Especialización de Odontopediatría de la Universidad de Talca.

Sobre la situación de nuestro país, Jiménez señaló que lamentablemente aún existe una alta prevalencia de esta enfermedad, específicamente en la infancia temprana. “Sí ha habido un avance en la disminución de caries a nivel de dentición permanente, hablando ya después de los 8 años, pero hay un aumento de caries en menores de 6”.

“Tenemos la creación de la Unidad de Cariología, que ha sido una medida muy importante porque trabajamos a nivel transversal en todas las áreas, desde la infancia hasta el adulto mayor  (…)  También estamos interviniendo como Institución para educar a las parvularias, asesores de salud bucal, etcétera. Tanto en Junji como en Junaeb, porque sabemos que es muy importante la relación que hay entre los niños y sus educadores, y que ellos también pueden enseñar a los padres”.

Señaló, además, que desde hace dos años la Universidad creó la Clínica del Bebé, “que funciona en el Centro de Clínica y vemos menores desde los 6 meses hasta los dos años y cualquier puede ir e inscribirse”, finalizó.