Con el fin de “proteger y resguardar la educación de nuestros jóvenes”, las iglesias evangélicas anunciaron acciones legales ante a la Corte de Apelaciones de Santiago, en contra del libro “100 preguntas sobre sexualidad adolescente”, elaborado y editado por encargo de la Municipalidad de Santiago. 

Así lo dejaron en claro las entidades religiosas cristianas en una carta enviada a la alcaldesa Carolina Tohá, en la que aseguran que el texto “corresponde a una imposición de una ideología sobre la sexualidad, es un atropello al derecho a los padres de impartir la educación sexual que ellos estiman pertinente para sus hijos”. 

Además señalan que el libro “no cumple en ningún caso la función de educar, sino que pervierte y es inductivo a la promiscuidad sexual y a diversos tipos de actos insanos, que serán impuestos a nuestros jóvenes en los colegios y liceos”. 

En la misiva los evangélicos, consideran como algo grave que la Municipalidad “no atienda las necesidades reales de la educación”, y denuncian discriminación en contra de las iglesias evangélicas en la elaboración del manual. 

“Consideramos este hecho una discriminación y un ataque contra la libertad de conciencia y de culto, entendiendo que en los liceos donde será repartido el escrito estudian muchos jóvenes que profesan la religión evangélica. Por lo tanto, no puede imponer a los jóvenes cristianos otra sexualidad, dejándolos incluso como ‘equivocados’ por pensar diferente, ya que el manual no deja lugar a otro pensamiento más que el impuesto“. 

Y agregan en la carta que “junto a lo anterior, es necesario mencionar que el cristianismo afirma la relación sexual física entre un hombre y una mujer como resultado de una relación emocional estable y en Cristo, lo cual es atacado totalmente a través de estas enseñanzas, por ende es necesario que se escuche a la iglesia evangélica”. 

PUB/CM