Este martes 1 de marzo se cumplirá un mes desde que los ejes de Compañía de Jesús con Merced se convirtieron en vías exclusivas para el transporte público y desde este mismo día martes se comenzarán a cursar infracciones de tránsito a los automovilistas que ingresen a las arterias mencionadas.

La vía exclusiva es parte del Plan Centro del Ministerio de Transporte en conjunto con la Municipalidad de Santiago para poder mejorar las condiciones de vialidad de la parte céntrica de la capital, por lo que por esta calle sólo podrán circular buses del Transantiago.

Los partes que se emitirán a los infractores serán vía cámaras instaladas en la calle, por lo que la jefa del programa de fiscalización de la dirección de transporte público metropolitano, Paula Flores, hizo un llamado a que las personas se informen de la ubicación de las cámaras.
 
“La fiscalización en Compañía será automatizada, es decir, se realizará a través de las cámaras instaladas a lo largo del eje. Mañana finaliza el primer mes de operación, durante el cual implementamos una marcha blanca, con el objeto de educar a la ciudadanía respecto de la nueva forma de operación de esta vía. Nuestro objetivo no es infraccionar a los conductores y, por lo mismo hacemos un llamado a informarse respecto a las restricciones de circulación y ubicación de las cámaras”

Los automovilistas no podrán circular por el eje Compañía- Merced desde las 7:00 hasta las 21:00 horas y en el caso de los taxis colectivos solo podrán ingresar aquellos que tengan recorridos por esas calles.

En el caso de los automovilistas infractores deberán pagar un parte considerado como una infracción menos grave la que tiene un valor de hasta 1 UTM, es decir, cerca de $45.000.

De acuerdo a lo que señaló a Publimetro el ingeniero de industria y experto en transporte, Louis de Grange, con esta vía exclusiva habrá una reasignación del tráfico por lo que se empeorará el eje aledaño y es importante que las autoridades hagan un estudio de las personas que se verán afectadas con la implementación.

“Con esta vía exclusiva va a haber una reasignación de tráfico, donde los automovilistas que se movían por ese eje van a buscar otra alternativa, esto puede empeorar el eje aledaño provocando un problema para los conductores, situación diferente a la que tendrán los transeúntes porque gracias al ensanchamiento de la vereda. Es importante que las autoridades comparen los tacos y tiempos de viaje de todo ese eje y también de los aledaños para tener una idea de que calles se verán perjudicadas”, señaló Louis de Grange.