El presidente boliviano, Evo Morales, criticó hoy la decisión de Chile de crear una agencia estatal para defender sus intereses porque, a su juicio, será para defender una "soberanía robada" en los casos de las controversias que ese país tiene con Bolivia por el mar y las aguas del Silala.

En un acto en la región sureña de Tarija, Morales se refirió al anuncio realizado por el canciller de Chile, Heraldo Muñoz, sobre la creación de la Agencia de la Soberanía con el fin de "defender los intereses nacionales".

El mandatario boliviano afirmó que Chile tiene "derecho" de organizarse de esa forma, pero que "no se pueden adueñar ilegalmente" de algo que fue "robado" o "asaltado".

"Con la Agencia de Soberanía defenderán una soberanía robada, asaltada, arrebatada como es el tema del mar, como son las aguas del Silala", sostuvo.

Bolivia perdió a fines del siglo XIX 400 kilómetros de costa y 120.000 kilómetros cuadrados de territorio a manos de tropas chilenas y defiende que el país fue víctima de una invasión de su litoral, porque no hubo una declaración previa de guerra.

El Gobierno de Morales presentó en 2013 ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya una demanda en busca de un fallo que obligue a Chile a negociar en firme y de buena fe el centenario reclamo de una restitución de su acceso soberano al Pacífico tras más de un siglo de diálogo sin frutos.

Tras rechazar en septiembre la petición chilena para declararse incompetente en este caso, la corte otorgó a Chile un plazo hasta el 25 de julio próximo para responder a los argumentos que presentó Bolivia para justificar su petición.

Aquella decisión fue celebrada por el Ejecutivo boliviano como un primer triunfo en el proceso y motivó a que Morales anunciara el mes pasado otra demanda contra Chile en la CIJ por lo que considera un uso "abusivo" de las aguas del Silala, en el suroeste boliviano.

Bolivia sostiene que el Silala, en la región andina de Potosí (suroeste), son manantiales o vertientes que fluyen a Chile por canales artificiales construidos en 1908, por lo que varias veces ha exigido una compensación económica al Gobierno chileno y a empresarios del norte de esa nación.

Chile, por su parte, asegura que se trata de un río de curso internacional por lo que sus aguas no son exclusivas de Bolivia.

"Las aguas del Silala son de Bolivia, por lo tanto, si tiene que hablarse de soberanía en (el caso de) las aguas del Silala, esa soberanía corresponde a Bolivia y no a Chile", afirmó hoy Morales.

Insistió en que Chile puede crear instituciones para defender su soberanía, pero en los casos del mar y el Silala será por una "soberanía ajena".

Señaló que son falsas las declaraciones de las autoridades chilenas que han asegurado que Bolivia tiene una actitud "abusiva y agresiva con Chile".

"No es Bolivia la que ha desviado unilateralmente el río Lauca, no es que Bolivia ha minado la frontera con Chile. La actitud abusiva y agresiva viene de Chile minando toda la frontera", espetó.

El desvío del río Lauca en 1962 es otra antigua controversia entre ambos países y fue la causa de la ruptura de las relaciones bilaterales.

PUB/NL