Militares bolivianos se unirán al equipo de expertos que preparan la demanda que presentará Bolivia en la Corte de La Haya contra Chile por el uso sin pago durante décadas de las aguas de la zona del Silala, anunció este lunes el presidente Evo Morales.

En un acto con militares en La Paz, el mandatario boliviano señaló que el tema fue aprobado en una reunión que tuvo esta mañana con el alto mando de las Fuerzas Armadas.

"Las Fuerzas Armadas con sus mejores profesionales, con los mejores militares que conocen sobre el Silala se van a plegar a la comisión, a esta gestión del Gobierno nacional para sentar soberanía sobre las aguas del Silala", señaló el mandatario.

Pidió al comandante de la institución castrense, general Gonzalo Durán, que seleccione a militares destacados "para que puedan ayudar en esta planificación en defensa de las aguas del Silala".

Morales anunció hace dos semanas que demandará a Chile ante un tribunal internacional por lo que considera un uso "abusivo" de las aguas del Silala, zona situada en la región andina de Potosí (suroeste), en la frontera con Chile.

La controversia entre ambos países por este tema no es nueva, pero hasta ahora había permanecido en un segundo plano en la agenda bilateral, dominada por el centenario reclamo boliviano de una restitución del acceso soberano al Pacífico perdido en una guerra de fines del siglo XIX.

El gobierno de Morales demandó a Chile en 2013 ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya por el tema marítimo y ahora presentará su reclamo por el Silala ante el mismo tribunal, según ha anunciado el mandatario.

Bolivia defiende que el Silala está formado por vertientes cuyas aguas fluyen a Chile por canales artificiales construidos en 1908, por lo que varias veces ha exigido una compensación económica al Gobierno chileno y a empresarios del norte de esa nación.

Chile, que sostiene que se trata de un río internacional, ha anunciado que responderá con una "contrademanda" si el anuncio de Morales se materializa.

En 2009, ambos países estuvieron a punto de llegar a un acuerdo por el que Chile debía compensar a Bolivia por la mitad del uso de las aguas, mientras se estudiaba una definición de la controversia.

Sin embargo, el acuerdo fracasó y los dos países se culpan mutuamente por ello.

PUB/CM