El presidente de Bolivia Evo Morales acusó a Chile de impedir a su país hacer inversiones para mejorar la infraestructura que facilite su acceso a los puertos chilenos en el Pacífico y le acusó de convertir la "mediterraneidad" boliviana en un "rentable negocio" para algunas empresas.

Morales hizo estas afirmaciones al inaugurar la "Reunión de Alto Nivel sobre Transporte Sostenible de Países en Desarrollo Sin Litoral", que se realiza desde hoy a instancias de Naciones Unidas en la ciudad boliviana de Santa Cruz, instancia en la que aseguró que "no debería existir un sólo país en el planeta que no tenga un acceso soberano al mar".

"Nuestras deliberaciones deben partir desde la noción de que el mar es libre y universal y que no pertenece a nadie en particular. Los océanos son un patrimonio común de la humanidad, es decir los mares y los océanos son de y para los pueblos", agregó.

En la actividad, el gobernante boliviano sostuvo además que su país "ha ofrecido en varias oportunidades cooperación e inversión" para superar las deficiencias que, según dijo, debe afrontar para transportar su carga de exportación e importación en territorio chileno.

"Lastimosamente Chile no acepta la inversión de Bolivia. Prefiere que empresas trasnacionales sigan lucrando con la injusta mediterraneidad boliviana antes de solucionar los problemas que estamos enfrentando", sostuvo.

Defendió que la Convención de Naciones Unidas sobre el Derecho al Mar, indica que "cuando los medios existentes para asegurar la libertad de tránsito, incluidas las instalaciones y equipos portuarios, sean deficientes, los Estados sin litoral pueden cooperar en su construcción y mejoramiento".

Lamentó que "las políticas de privatización del Gobierno de Chile y sus pobres condiciones de infraestructura vial y portuaria" no acompañan el crecimiento del comercio exterior boliviano que, aseguró, se multiplicó por cuatro en la última década.

Entre las deficiencias con las que se topa Bolivia en su tránsito por Chile, Morales mencionó que la principal carretera para acceder a los puertos del norte chileno se encuentra en "pésimo estado", lo que ocasiona daños a los vehículos y demoras de más de ocho horas para hacer un recorrido de "tan solo 190 kilómetros".

También aseguró que son insuficientes las inversiones en maquinaria e infraestructura portuaria, que hay carencias de personal y el almacenamiento es deficiente para la carga boliviana en las terminales chilenas.

Insistió en que Chile "convirtió la mediterraneidad de Bolivia en un rentable negocio para algunas empresas que manejan el monopolio de los principales puertos" por los que transita la carga boliviana.

Por último, Morales reiteró sus acusaciones de que la nación austral incumple con los beneficios de libre tránsito acordados en 1904 en compensación por la pérdida territorial sufrida en la guerra del Pacífico.

PUB/CM