El ex brazo derecho de Marco Enríquez-Ominami, Cristian Warner, comentó por primera vez su vinculación con la emisión de boletas a SQM, asegurando que este periodo ha sido “desgastante y doloroso”.

Warner, acusado por la fiscalía de emitir 34 facturas "ideológicamente falsas" a SQM, aseguró a El Mercurio tener la confianza de que todo esto terminará “pronto y favorablemente”.

"La acusación contra mi persona es muy específica: se me acusa de un delito tributario supuestamente cometido por SQM, lo que rechazo tajantemente", afirmó.

Respecto de su relación con el ex candidato presidencial del PRO, Warner dijo que “con Marco nos tenemos mucho aprecio en lo personal, y comparto su proyecto político. Sin embargo, hoy estoy más bien en el ámbito privado desarrollando mi nuevo negocio”.

“No me arrepiento de mi historia con Marco. Al contrario, estoy orgulloso de los proyectos profesionales y políticos que construimos”, agregó haciendo alusión a su participación en la campaña presidencial.

El ex brazo derecho de Marco Enríquez-Ominami, manifestó que “tengo la convicción de no haber cometido delito alguno y me defenderé".

Consultado por la acusación de financiar irregularmente la campaña de ME-O, dijo que “he visto todos los recursos del Estado –empezando por el Ministerio Público, PDI, SII y CDE- en una persecución frenética en contra de mi persona, invirtiendo recursos multimillonarios para escanear mi vida, mis empresas y la gente que se ha relacionado profesionalmente conmigo, para poder encontrar algo que pueda transformarse en una acusación criminal”.

“Según me ha explicado mi abogado, el financiamiento irregular de la política no era delito en esa época, y no he sido formalizado por eso”, afirmó sobre esta acusación.

Asimismo, el ex asesor desliga de culpa a ME-O, de quien explica “no estaba encima de los temas de financiamiento, eso lo coordinaba yo”.

“Hubiera sido imposible que él lo hiciera, simplemente no tenía tiempo, como evidentemente es el caso también de otros candidatos como Piñera o Bachelet”, puntualizó.

“Nunca he tenido ninguna información de la situación tributaria de SQM, menos me podría haber puesto de acuerdo con ellos para defraudar al fisco. Nunca existió siquiera una conversación o correo referido al tratamiento tributario que hizo SQM de las facturas”, se defendió Warner.

PUB/NL