El caso tras la empresa AC Inversions, acusada de cometer una millonaria estafa que afectó a miles de chilenos y cuyos dueños se encuentran aún en prisión preventiva, sumó un nuevo capítulo.

Robinson Frez, de 48 años, es un ex empleado de la cuestionada firma que actualmente se encuentra cumpliendo arresto domiciliario nocturno tras ser detenido a momentos de abordar un avión en Antofagasta, donde se desempeñaba como gerente zonal.

El hombre detalló a La Segunda que a raíz de este caso "tengo vergüenza de todo esto, me siento muy mal. Nadie me da trabajo, no tengo un peso".

Además, junto con reconocer que convenció a varios familiares de invertir sus ahorros en la empresa -algo por lo cual aseguró estar arrepentido-, relató como Patricio Santos, el dueño de AC Inversions que ganó mayor notoriedad pública a raíz de sus lujosos autos y su pasado como militar, imprimía un fuerte contenido religioso a su trabajo.

"Yo soy evangélico y Patricio Santos me aseguró que también lo era. Me decía que todos los días antes de invertir, se arrodillaba y la rogaba al Señor que lo guiara", expresó.

"Me dijo (Santos) que era colocolino, me llevó a ver un clásico en su palco en el estadio Monumental contra la U y celebró el gol del Colo Colo, pero ahora veo que también tiene fotos con la camiseta de la U", aseguró Frez.

Por último, el ex gerente zonal de AC Inversions aseguró que Patricio Santos "debe tener la plata fuera del país. Me arrepiento de haber metido a gente de mi Iglesia. Cuatro pastores invirtieron".

El caso AC Inversions habría afectado, según cifras preliminares, a cerca de cinco mil personas llegando a un monto estimado de 67 mil millones de pesos.

PUB/VJ