¿Cómo ve la revolución pingüina luego de 10 años?

-El tema es cómo leímos esa movilización de los estudiantes, al mirarlo con la distancia de 10 años uno se da cuenta que en la protesta había algo más que el rechazo a la educación, en ese momento hubo una explosión social, pero nunca tuve conflictos con los pingüinos y mantuvimos reuniones gigantescas con estudiantes y padres, donde yo pude sacar en limpio por ejemplo que la educación técnica es de muy mala calidad.  

¿Está de acuerdo que los estudiantes del 2006 marcaron la pauta para las transformaciones que se han hecho en educación?

-Por supuesto, porque los jóvenes el 2006 hicieron un diagnóstico certero de lo que estaba pasando en la educación chilena que era de baja calidad y además es el sistema más privatizado del planeta, por eso se abrió el sistema para que participaran los privados porque según algunos ellos ponen calidad, pero no pusieron calidad sino que más costos.

¿Cree que se avanzó en las medidas que los secundarios solicitaron en ese momento?

-La Presidenta Bachelet cumplió con gran parte del paquete que estaban pidiendo los jóvenes, pero la sociedad en su conjunto no cumplió con el tema central que estaban pidiendo que es tener educación de calidad porque se trataron de hacer reformas, pero ninguna de ellas va a lo sustantivo del problema que es planificar el territorio.

Los estudiantes están radicalizando sus posturas al no tener respuestas que los dejen conformes ¿Se podría dar una nueva revolución pingüina?

-Yo lo dije en una entrevista después de una semana al irme del ministerio, que firmaba bajo notario que la revolución pinguina se iba a repetir si es que no se solucionaban los problemas de fondo, y no es que yo tenga una bola de cristal, sino que si los problemas no se resuelven de buena forma esto se va a repetir.

¿Será este año el momento?

-No lo sé, espero que no porque el gobierno está haciendo esfuerzos por mejorar y estamos enfrascados en una discusión ideológica que no tiene sentido y ahora lo que tenemos que definir son los temas de calidad.

¿Cómo recuerda el movimiento estudiantil del 2006?

-No puedo decir que fue grato cuando hubo una explosión social, pero nunca tuve conflictos con los pingüinos y mantuvimos reuniones gigantescas con estudiantes y padres, de hecho en una de ellas un padre se dirige hacia mí y yo pensé que me iba a retar, pero me dijo “ministro por Dios la paciencia que tiene”, pero el tema no es la paciencia, lo importante es que lo que estaban diciendo era tremendamente cierto un gran ejemplo es la educación media técnica de mala calidad lo que era así y sigue siendo.


Educación Superior

¿Se está al debe con avanzar en los proyectos relacionados con educación superior?

-Primero se tiene que ver que el país forme instituciones sólidas para ver como el capital humano sale hacia adelante con la reforma, porque si se ponen más recursos para formar profesionales se está creando más conocimiento y eso hace falta, por eso la plata se tiene que poner en las instituciones que hacen investigación y difusión de docencia.  

¿Qué le parece que algunas universidades pudiesen funcionar con fines de lucro?

-Por favor, esto no sucedió ni siquiera en pleno período de dictadura, cuando en Chile estaban los Chicago Boys a nadie se le ocurrió ni decirlo, y en el tiempo de Pinochet se dijo que las universidades eran sin fines de lucro, esto no lo dijo ni el Partido Comunista, ni los Socialistas ni el PPD, ni la DC, fue la derecha y se tiene que entender que el sentido de una universidad no es lucrar, si pueden obtener beneficios para el enriquecimiento de las universidades bienvenido sea, pero eso no es el concepto de universidades.