Un sinnúmero de conceptos que -en definitiva- a pocos dejaran indiferentes, vertió en una entrevista exclusiva concedida a Canal 13 en Londres, donde se encuentra desde la semana pasada el ex ministro del Interior, Jorge Burgos.

Allí dijo, entre otras cosas, respecto a su relación con la Presidenta Bachelet: “Se ha tejido que yo he tenido una mala relación con ella, eso es absolutamente falso”, y acerca del cansancio al que aludió para renunciar a su cargo, indicó que era físico y de ánimo.

“Tiene que ver con la coalición. Voy a ser bien franco, con gente de la coalición que tiene una visión distinta, puede ser muy legítima, pero una visión distinta de la que yo tengo de cómo debe enfrentarse el momento del país (...) Personas que creen que a Chile le viene bien en este momento seguir impulsando, entre comillas, reformas estructurales, y no volver a una pausa de moderación y gradualismo”.

Aclaro que de esas personas hay “mucho más en el PC, un poco menos en el PS, y un poco menos en la DC”.

Y, aunque fue enfático al señalar que en su renuncia no incidió la decisión de Osvaldo Andrade de ir al Tribunal Cosntitucional por el Control de Identidad, no trepidó en señalar que “Andrade puede cansar a cualquiera“.

Tampoco dudo en manifestar su desacuerdo con el equipo comunicacional de la Presidenta, precisando -en relación directa al episodio del viaje a La Araucanía de esta del cual no fue informado- que eso “me pareció mal, y las personas que asesoraron en eso a la Presidenta lo hicieron mal. Yo creo que fue una asesoría comunicacional muy mala. Jefes de prensa se terminan convirtiendo en asesores políticos y creo que allá hay un problema”.

También relató algunos momentos en los que no se sintió a gusto en su cargo, habló de la decisión de la Mandataria de nombrar a su sucesor, el ministro Mario Fernández, de lo digna que ha sido ella al no mezclar en caso Caval con sus actividades en Palacio, y de la buena relación que tuvo con Mahmud Aleuy.

“Es un tipo parecido a mí, súper directo, le gusta tomar decisiones rápidas, prefiere pedir perdón que pedir permiso. Yo también soy un poco así, y me llevé muy bien con él. Me llevo muy bien con él. Me mandó, el día que me fui, una gran botella de vino tinto… Buena, buena… Nunca había tenido uno tan bueno, y además una tarjeta personal muy bonita, que la guardé, porque me dijo una cosa que es lo mejor que le pueden decir a una persona: ‘Agradezco tu decencia’. Nada más que eso”.

Y al ser consultado acerca de qué le acomoda más, después de su experiencia en la titularidad del gabinete, si acaso Concertación o Nueva Mayoría, no dudó en decir: “Algo más parecido a la Concertación (…) Para la DC es mucho más cómodo“.

PUB/NL